México. El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pactó con Alonso Ancira, presidente del del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA); esto pese a que la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) presentó una petición de investigación.

Cabe recordar que Ancira quedó en libertad luego de acordar con Petróleos Mexicanos (Pemex) realizar un pago de 216 millones de dólares; como reparación del daño derivado de la venta a sobreprecio de la planta AgroNitrogenados.

-Publicidad-

En 2019, Alonso Ancira inició procesos judiciales en contra de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Hacienda; por haberle bloqueado sus cuentas bancarias en junio de ese mismo año. Sin embargo, el proceso dejó al descubierto que el Gobierno de AMLO lo liberó a pesar de que existía una petición internacional para obtener información de sus cuentas bancarias; dentro de una investigación que realizó el Gobierno de Estados Unidos por presuntos actos de lavado de dinero.

La petición de la DEA a Gobierno de AMLO por caso Ancira

El Director Regional Adjunto de la DEA, es quien firmó la petición MX-19- 0225 el 30 de abril de 2019; en donde se señala a Ancira de haber cometido delitos relacionados con lavado de dinero.

Asimismo, la misma petición señala que dos personas más, además de Ancira, estaban siendo investigadas por posibles actividades relacionadas con el mismo delito.

Días después de que EU realizó la petición, la UIF bloqueó 16 cuentas: 14 cuentas de cheques y dos de inversión.

Te puede interesar:  EU inicia envío a México de migrantes que esperan juicio

Detención y liberación de Alonso Ancira

El 28 de mayo, Alonso Ancira fue detenido en Mallorca, España; y posteriormente extraditado a México en febrero de 2021; donde sería juzgado por delitos de lavado de dinero, sin embargo, quedó en libertad tras llegar a un acuerdo con el Gobierno mexicano y Pemex.

No obstante, los amparos que inició el dueño de Altos Hornos en contra de la UIF revelaron la petición de la DEA.

Asimismo, la defensa de Ancira ha argumentado que la DEA sólo señala que está investigando a su cliente sin precisar los hechos exactos; e incluso han asegurado que «se trata de una pesquisa o de persecución política».