Mientras que el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, confirmó la desaparición de 44 migrantes en Tamaulipas, 25 el pasado 21 de febrero y 19 el 7 de marzo, los Gobiernos estatal y federal difieren en el número de desaparecidos, pues al parecer no son 44 si no 64 los migrantes que desaparecieron.

Según datos de Encinas  44 personas desaparecieron en Tamaulipas, pero presuntamente otros 20 migrantes fueron secuestrados y desaparecidos el pasado 20 de febrero.

-Publicidad-

De acuerdo a fuente oficiales, son un total de 64 migrantes de los cuales no se sabe su paradero hasta este día y tampoco la identidad de sus presuntos plagiarios.

Asimismo, la mañana del martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador negó los hechos y dijo que los migrantes no desaparecieron sino que cruzaron la frontera de México hacia Estados Unidos.

Por su parte, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, junto con la Procuraduría del Estado y la Fiscalía General de la República (FGR) aseguraron que eran 22 y no 19 las personas que fueron secuestradas y desaparecidas.

Te puede interesar:  Acusan al director del IPN de actos de corrupción

Además, Cabeza de Vaca informó que su gobierno dio aviso a la FGR de que los 22 migrantes fueron «levantados» cuando viajaban a bordo de un autobús de la compañía Transpaís en el kilómetro 79 de la carretera San Fernando-Reynosa.

Sin embargo, la secretaria de Gobierno, Olga Sánchez Cordero, y Alejandro Encinas han declarado que se trata sólo de 19 migrantes desaparecidos.

Cabe destacar que los hechos y las cifras de las personas desaparecidas ha cambiado a lo largo de estos días, además de que no se menciona, por parte de las autoridades, la desaparición de los otros 20 migrantes el pasado 20 de febrero.

Así como la tardía respuesta del Gobierno federal, pues ha seis días de que sucedió el plagio de los 19 migrantes en Tamaulipas, se implementó un operativo para localizarlos.

Ante las constantes contradicciones solamente queda preguntar por qué el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se empeña en ocultar los hechos.

MR