México. El día de hoy durante su conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a la muerte de una menor que murió de cáncer en el Hospital Infantil de México ‘Federico Gómez‘, a causa de la falta de medicamentos.

El presidente «echó la bolita» a las enfermeras y los médicos que trabajan en los hospitales, afirmó «vamos a suponer que una niña un niño esté en el hospital y aceptando sin conceder de que no tiene el medicamento, ¿qué sociedad somos si la enfermera, si el médico o cualquier ciudadano no toma la decisión de comprar el medicamento par que no pierda la vida la niña o el niño?«

-Publicidad-

Es necesario recordar que hace unos meses Germán Martínez Cázares renunció como director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en su carta de renuncia Martínez brinda información sobre una grave situación del IMSS a unos meses de iniciada la 4T.

Martínez redactó contundente: «El IMSS redistribuye en sus servicios más de mil millones de pesos diarios. En un mes puede gastar más que la UNAM en un año. Por eso controlar en exceso esos recursos, que son de trabajadores y empresarios, sin racionalidad y sin apego a las normas del IMSS, puede acabar con esa dinámica de solidaridad social propia del Instituto».

También afirmó, «ese control de gasto tiene dos consecuencias fatales, una directa para el IMSS: pasillos de espera llenos de personas adoloridas y mal trato o retraso en la atención a pacientes; y un segundo efecto indirecto todavía peor: el fortalecimiento de los servicios de salud privados«.

Germán Martinez salió del IMSS, augurando que las malas prácticas del gobierno Federal al realizar recortes importantes, tendrían un impacto contundente en la práctica de médicos, enfermeras y personal administrativo del IMSS, pero sobre todo en la población mexicana, quien se enfrenta a un servicio precario y con graves faltantes.

VR