México.- El enfrentamiento que se registró el martes pasado 12 de julio en San Miguel Topilejo, en la alcaldía Tlalpan, entre elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC-CDMX) y delincuentes, algunos pertenecientes al Cártel de Sinaloa, encendió las alarmas de las autoridades capitalinas.

Si bien, la organización criminal que llevó a lo alto Joaquín “El Chapo” Guzmán no es la misma desde su captura y, posterior, extradición a Estados Unidos, los hijos del narcotraficante siguieron sus pasos.

-Publicidad-

Aunque Guzmán Loera tuvo múltiples hijos e hijas, cuatro de ellos son los que lideran la célula criminal del mencionado cártel, conocida como “Los Chapitos”.

Se trata de Joaquín y Ovidio Guzmán López, así como Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar.

Pero, ¿cuáles son las funciones de “Los Chapitos” en el Cártel de Sinaloa?

Jesús Alfredo, también conocido como El Alfredillo, ocupa un lugar más destacado en las operaciones del Cártel de Sinaloa, pues incluso se encuentra en la lista de los más buscados de la Administración Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Al ser el Cártel de Sinaloa una organización criminal a nivel internacional, Jesús, al parecer, se encarga de ciertas actividades en otros países, principalmente en Colombia.

Iván Archivaldo Guzmán Salazar ha sido frecuentemente identificado como el heredero de su padre a nivel narcotraficante, razón por lo que se le conoce como “El rey de la Cocaína” o “El Chapito”.

Tras el “Culiacanazo”, término que se le dio al operativo fallido del gobierno de México para atrapar a Ovidio Guzmán López, “El Ratón”, como se le conoce, quizá sea el más distinguido de Los Chapitos.

Por otra parte, Joaquín Guzmán probablemente sea el menos conocido de los hijos de “El Chapo”, pero ello no quita el hecho que el gobierno estadounidense lo tenga como uno de sus objetivos.