México.- El pasado 15 de julio, elementos de la Secretaría de Marina (Semar) detuvieron a Rafael Caro Quintero, alias “El Narcos de Narcos”, en la sierra Choix, en Sinaloa.

A pesar de ser uno de los narcotraficantes más buscados por el gobierno de Estados Unidos, el fundador del extinto Cártel de Guadalajara no vivía con lujos.

-Publicidad-

El terreno y el inmueble en el que residía Caro Quintero era muy lejano a lo que uno podría pensar, pues vivía en solitario en el poblado San Simón, Sinaloa, en la casa número 6.

La casa que habitaba el narcotraficante mexicano apenas constaba de un piso y tenía techo de lámina, de un color rosado y sin acabados.

El inmueble solamente tenía tres cuartos. En la primera habitación, la principal de la casa, había una cama King Size, dos almohadones, un taburete, dos burós y una cajonera con espejo de media luna.

En tanto, el cuarto de la cocina contaba con un comedor de madera con varias sillas, un fregadero, así como un refrigerador en mal estado.

El día de su detención, ante el sonido de los helicópteros de la Marina, Caro Quintero trató de huir, pero fue capturado en un campo de agaucates.