Este viernes el Senado de la República nombrará al próximo Fiscal General de la República —dicho cargo será ocupado por los próximos 7 años—, la terna final está compuesta por Bernardo Bátiz Vázquez, Eva Verónica De Gyves Zárate y Alejandro Gertz Manero.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador eligió entre 10 aspirantes al trío antes mencionado, y lo hizo en tan solo 18 horas (suponiendo que no durmió), cuando la Constitución lo dotaba con la facultad de tomarse 10 días para analizar el perfil de cada uno de los candidatos.

No debe extrañar la rapidez con la que el político tabasqueño eligió esos tres nombres para que asuman el cargo de Fiscal, pues desde el periodo de transición ya había mencionado a Gyves, Batiz y Manero como gente que cumplían con los requerimientos para él. En pocas palabras, López Obrador, ya visualizaba un “Fiscal Carnal”.

La cercanía de los tres aspirantes con AMLO

Eva Verónica De Gyves Zárate
Su vínculo con AMLO  se destapó dos días después de que éste saliera triunfador en la elección presidencial, ya que su equipo dio a conocer una lista de propuestas para la Fiscalía y entre los nombres estaba el de ella.

Bernardo Batíz Vázquez

No hay que darle muchas vueltas, cuando AMLO fue jefe de gobierno del Distrito Federal, Batíz fungió como procurador de justicia. Además, lo ha acompañado a lo largo de sus tres campañas presidenciales.

Alejandro Gertz Manero

Actualmente es el encargado del despacho de la Procuraduría General de la República (PGR) —como tal, forma parte del gabinete federal—; sin embargo su vínculo con AMLO se dio desde la campaña presidencial, cuando se desempeñó como miembro del Consejo Asesor para Garantizar la Paz.

Ha trascendido que el favorito del presidente es Gertz Manero, inclusive el colectivo #FiscalíaQueSirva se ha pronunciado en contra de ello, porque eso eliminaría la autonomía de dicho órgano. Aunado a que es un partidario de la Guardia Nacional.

Raúl Cervantes el “Fiscal Carnal” que Peña no pudo tener

Corría el año 2017 cuando el entonces titular de la PGR, Raúl Cervantes, se perfilaba para ser Fiscal General de la Nación, cargo que ocuparía por los próximos 9 años, pero por su pasado priista —partido del ex mandatario Enrique Peña Nieto—, la oposición política de ese entonces, organizaciones de la sociedad civil y expertos en la materia forzaron la eliminación del pase automático.

Ha trascendido que el favorito del presidente es Gertz Manero, inclusive el colectivo #FiscalíaQueSirva se ha pronunciado en contra de ello, porque eso eliminaría la autonomía de dicho órgano. Aunado a que es un partidario de la Guardia Nacional.

Tal fue la presión que experimentó el ex presidente, Peña Nieto, que envió una iniciativa al Senado para que Raúl Cervantes no se convirtiera en automático en nuevo Fiscal del país.

“Ante distintas voces, entre ellas la del propio Procurador Cervantes, que señalan que el transitorio Décimo Sexto de la reforma constitucional que establece el tránsito de Procurador a Fiscal en forma automática, no abona a centrarse en la discusión del modelo institucional de la Fiscalía, el Presidente Enrique Peña Nieto envió ayer al Senado de la República una iniciativa para modificarlo”, indicó presidencia en su memento.

“De ser aprobada esta iniciativa, y en caso de que el Congreso de la Unión expida la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, no existiría pase automático de último Procurador a primer Fiscal, sino que correspondería al Senado iniciar el procedimiento para la designación del nuevo Fiscal General de la República”, esas fueron las modificaciones que propuso el político mexiquense, eventualmente fueron aprobadas.

En definitiva el presidente, Andrés Manuel López Obrador corrió con mejor suerte que su antecesor, Peña Nieto; es inminente que tendrá a su “Fiscal Carnal” y no sabemos cuál será el rumbo de la justicia de este país.

Sí, parece que otro órgano autónomo sucumbirá ante el poder de la Cuarta Transformación.