Se dio a conocer que el expresidente Enrique Peña Nieto es investigado por las autoridades de Estados Unidos por un presunto soborno en la compra-venta de Fertinal, realizada por Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2015 con un sobreprecio que dañó el patrimonio de la petrolera y al erario.

De acuerdo con información de El Universal, Peña Nieto recibió un soborno por «autorizar» al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, la compra de la empresa privada por 365 millones de dólares, cuando esta se encontraba en quiebra y con una deuda bancaria de 264 millones de dólares.

Un año después de la adquisición de Fertinal por la entonces paraestatal, el director de Pemex Fertilizantes, Juan Alfredo Lozano Tovar confirmó que se consolidó la compra de la empresa en una situación de crisis de liquidez, en riesgo inminente de quiebra.

De acuerdo con la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés), Peña Nieto aprobó el pago excesivo de la transacción mediante el soborno que le dio el accionista mayoritario de Fertinal, el empresario italiano, Fabio Massimo Covarrubias Piffer, utilizando el fideicomiso 470 que se creó para formalizar la operación de compra-venta.

Pero, ¿qué es Fertinal? 

Grupo Fertinal es una empresa de fertilizantes, principalmente fosfatados, además de dedicarse a la producción y comercialización de productos nitrogenados e industriales.

La empresa cuenta con dos unidades productivas: Mina de Roca Fosfórica ubicada en San Juan de la Costa, en Baja California Sur y el Complejo Industrial ubicado en Lázaro Cárdenas, Michoacán.

En 1998, Covarrubias Piffer, ganó la subasta pública de una de las partes del monopolio de la producción de fertilizantes, en sociedad con Rogelio Montemayor. Un año más tarde, Bancomext le otorgó un crédito por 50 millones de dólares a la empresa para sanear sus finanzas.

Sin embargo, esa no sería la última vez que el gobierno salvaba a Covarrubias Pifferm, pues seis años después de la privatización de Fertinal, esta se declaró en quiebra y fue rescatada por el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

Un segundo Fobaproa

En este sentido, cabe hacer una comparación la crisis de 1995 que sufrió México cuando la banca estuvo al borde de la quiebra y el gobierno federal acudió al rescate de los banqueros con recursos públicos, al comprar la cartera vencida de los bancos a través de pagarés del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa).

El Fobaproa emitió deuda por un total de 552 mil millones de pesos en 1998, que equivalían a 60 mil millones de dólares. Para ese entonces el monto ya era cinco veces superior a lo que el gobierno obtuvo por privatizar a 18 bancos.

México todavía está lejos de terminar el pago del Fobaproa debido a los intereses y las comisiones de la deuda. El dinero que se utilizó para rescatar a los bancos de la crisis económica, se conviritó en deuda pública, caso similar a lo sucedido con la compra de Pemex de Fertinel.

Salinas Pliego, estrecho aliado de AMLO, implicado con Fertinal

Uno de los nombres más destacados en el documento que se entregó al Departamento de Justicia de Estados Unidos, es el del empresario, Ricardo Salinas Pliego, uno de los consejeros empresariales del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La empresa prácticamente sobrevivía desde 2006 con recursos del empresario: todas las acciones de Fertinal y de sus subsidiarias se concentraron en fideicomisos de Banco Azteca, mientras que abogados y contadores de Salinas Pliego tomaron poderes en la empresa.

Previo a la compra de Pemex, el consejo de administración de la empresa otorgó un dividendo de 861 millones de pesos, del cuál 619 millones de pesos fueron repartidos en «efectivo» a través del Fideicomiso F/470, controlado por Banco Azteca.

Asimismo, desde abril de 2014 existía una cláusula específica en la empresa la cual prohibía a Fertinal pagar o distribuir dividendos a sus accionistas, excepto en el caso de que el acreedor -que era Arrendadora Internacional Azteca (AIA), de Salinas Pliego- le diera su «consentimiento previo y por escrito».

Las recientes investigaciones ligan aparentemente a Salinas Pliego en el caso Lozoya, por lo que cabe cuestionarse si ¿López Obrador investigará a uno de sus mayores aliados en la cuarta transformación?