El año 2019 quedó registrado como uno de los mas sangrientos para las mujeres en México, la violencia contra ellas representa una violación a los derechos humanos y constituye uno de los principales obstáculos para lograr una sociedad igualitaria y plenamente democrática. Pero no es el único mal que les aqueja en la actualidad.

Embarazos a temprana edad (en niñas y adolescentes). 

“Hablar es prevenir”

Es un fenómeno que ha cobrado importancia en los últimos años debido a que México ocupa el primer lugar en el tema, según la (OCDE) con una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad. De estos, un gran porcentaje, no utilizaron ningún método anticonceptivo en su primera relación sexual. De acuerdo con estos datos, aproximadamente ocurren al año 340 mil nacimientos en mujeres menores de 19 años.

¿En qué les afecta?

Afecta negativamente la salud, la permanencia en la escuela, los ingresos presentes y futuros, el acceso a oportunidades recreativas, sociales y laborales especializadas y de calidad y el desarrollo humano. Además del embarazo, tener relaciones sexuales sin protección implica un riesgo permanente de adquirir una infección de transmisión sexual.

Una adolescente embarazada enfrenta serios retos para su propio desarrollo biológico y psicoafectivo, con impacto en los ámbitos familiar y social. Se generan daños a la salud, con secuelas para ella y su descendencia, reportándose trastornos nutricionales maternos, infecciones genitourinarias, prematuros, bajo peso al nacer y defectos congénitos. La baja escolaridad se asocia a embarazos tempranos, pero también puede ser un indicador de deserción escolar por la gravidez, misma que puede ser resultado de una conducta de escape dentro de una familia disfuncional. De cualquier forma, una adolescente embarazada con baja escolaridad, o incluso analfabetismo, tiene más complicaciones perinatales.

Se estima que el riesgo de preeclampsia-eclampsia en adolescentes es hasta 2 veces más del que tiene la población adulta.

Esta población aún no está preparada para ser mama, ya que las adolescentes todavía están en la etapa de crecimiento, por lo que el riesgo de aborto, parto pretermino y bebes con bajo peso al nacer representa la principal causa de desenlace perinatal adverso.

Violencia y abuso sexual. 

Te puede interesar:  Tras amenazas, Cruz Roja en Zihuatanejo cierra sus instalaciones

En México , casi la mitad de las mujeres de 15 años y más, sufrió algún incidente de violencia por parte de su pareja (esposo o pareja, ex-esposo o ex-pareja, o novio) durante su última relación y 2 de cada 10 mujeres dijeron haber sufrido algún tipo de violencia física que les provocaron daños permanentes o temporales. 

Entre los principales motivos por los que las mujeres casadas no denuncian la violencia contra ellas por parte de su pareja se encuentra la creencia de que se trató de algo sin importancia (por sus hijos, por vergüenza, por miedo, porque no sabían que podía denunciar y porque no confían en las autoridades). 

Los motivos por los que no denunciaron los actos de violencia física o sexual por parte de su ex-pareja cuando estaban con ellos las ahora separadas (por miedo, por sus hijos, por vergüenza, porque creyeron que se trató de algo sin importancia, por desconfianza en las autoridades, porque no sabían que podía denunciar la agresión, porque su ex-esposo o ex-pareja las amenazaron).

Infecciones de transmisión sexual.

Al menos 30% de los mexicanos que tienen vida sexual activa padecen o han padecido una infección de trasmisión sexual (ITS), son cuatro las  más comunes entre los mexicanos. “La sífilis y gonorrea, pero también el virus del papiloma humano (VPH) y virus de inmunodeficiencia humana (VIH) son prevalentes entre hombres y mujeres de entre 18 y 30 años de edad, grupo que presenta el mayor número de contagios. A que se debe esta situación, recientemente realicé un estudio en una población entre 12 y 15 años de edad, me parece una edad fundamental, detecté que hay mucha falta de comunicación entre papás e hijos, más de la mitad contestaron que no tienen conversación en tema de sexualidad, un poco menos respondieron que alguna vez les han platicado de sexualidad y métodos de planificación familiar con su familia, pocos dijeron que no les platican absolutamente nada, el único método de planificación familiar que conocen es el preservativo o condón, es de los unos de los mejores, pero no le dan la importancia suficiente, no saben como se utiliza, y como se coloca, además de su doble acción (evita y previene), el segundo método que identifican es el DIU, y solo muy pocas adolescentes lo mencionaron, hay carencia de información en padres e hijos en el tema, la mayoría se incomodan que sus hijos los cuestionen, ¡en estos tiempos, aunque no lo crean, eso pasa!.

Concluyo que el gran mal para estos padecimientos se carece de información absoluta, entre familia, sector salud, educativo e hijos, para lograr evitar este tipo de situaciones y enfermedades que aquejan en la actualidad, se necesita un plan estratégico de información para la prevención y trabajarlo en equipo y comunicación, en las mujeres no es un tema excepcional. 

Señores padres de familia sus hijas están en riesgo, piénsenlo bien, acérquense a la información.

 ¿Puedes acabar siendo una víctima de violencia de género y de cualquier otra situación antes mencionada?

  • Si aceptas cambiar lo que te gusta de ti por mantener la relación. 
  • Si tu relación no es sana e igualitaria basada en el respeto.
  • Si permites mantener relaciones sexuales sin desearlo, como respuesta a sus amenazas de abandono y a su chantaje emocional.

Todos esos serán los primeros pasos hacia una situación de dependencia y sumisión de la que es muy difícil escapar y que puede llegar a poner en peligro tu vida.

Me parece fundamental que se tome en cuenta este tema, las mujeres aún no alcanzan la igualdad que nos debe mantener, están en busca de leyes que las protejan, respeto, paz, armonía, no violencia, se necesitan mejores políticas públicas para mejorar la calidad de vida y evitar lo evitable. Nuestro gobierno está muy optimista en el tema, pero en la ejecución las mujeres son las más desamparadas y desprotegidas (por no decir: las que menos importan). 

Me da felicidad que cada día se sumen más en busca de su libertad y derechos, de un mejor vivir y de exigir seguridad, les comparto con angustia estas tres situaciones complejas, ¡basta ya! Abrazo a mis guerreras de amor. 

La realidad es la verdad.