El presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a cambiar el planteamiento de la Guardia Nacional. Ahora, la nueva propuesta del gobierno federal es que dicho organismo tenga un mando civil solo en lo administrativo y en lo operativo continúe el mando militar.

En la cuarta jornada de audiencias públicas sobre este tema en la Cámara de Diputados, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, aseguró que el presidente “había escuchado las inconformidades sobre el proyecto y aceptó replantear los términos del diseño original para ubicar a este ente administrativo en el ámbito civil”, dependiente de la secretaría a su cargo.

-Publicidad-

En tanto, el colectivo #SeguridadSinGuerra afirmó que el anuncio de convertir a la Guardia Nacional en un cuerpo de seguridad pública civil es un engaño y una simulación, por lo que refrendó su rechazo a la creación de dicha fuerza.

En un pronunciamiento, subrayó que tanto el dictamen de la reforma constitucional, como las propuestas para modificarlo, crean un cuerpo de carácter militar con facultades de realizar tareas de seguridad de forma permanente, lo que en los hechos se traduce en militarización.

«Decir que el mando de la Guardia Nacional es civil es una mera formalidad sin sustancia«, afirmaron, «es una simulación. El colectivo rechaza la creación de la Guardia Nacional y otorgar facultades permanentes a las Fuerzas Armadas para llevar a cabo labores de seguridad pública«.

Las organizaciones y activistas que integran el colectivo, advirtieron que el dictamen de la Cámara de Diputados que plantea reformar la Constitución para crear la Guardia conlleva riesgos a la seguridad de las personas y al pleno desempeño de los derechos humanos.

«Implicaría constitucionalizar la militarización, profundizar una estrategia fallida en tareas de seguridad pública, ir en contra del marco jurídico internacional de derechos humanos que rige a México y, una vez más, mantener el paradigma de combatir la violencia con más violencia«.

El colectivo expresó su preocupación a las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que lo administrativo de la Guardia dependería de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y lo operativo sería responsabilidad del Ejército.

Mientras tanto, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, informó que AMLO aceptó que la Guardia Nacional, proyecto estrella de su administración en materia de seguridad, tenga un mando civil y no militar.

Argumentó que López Obrador escuchó los diversos argumentos expuestos por el pueblo de México y por ello replantearían los términos originales de la Guardia Nacional. Y así fue, ahora va por dos mandos: el administrativo en lo civil y el operativo a manos de la milicia. Una simulación de nueva cuenta.

Por si fuera poco, quien estaría a cargo de este mando civil, sería el propio Durazo Montaño, quien al parecer del doctor Emilio Vizarretea para Contrapeso Ciudadano, “que la Guardia Nacional dependa de la Sedena o de la SSPC, el mando seguirá siendo del presidente, ya que en la pirámide del poder el mandatario está en la cúspide y este será un órgano del poder ejecutivo, entonces no altera en nada en donde este, porque la dependencia es de López Obrador”.

MO

Te puede interesar:  Gobernador de Oaxaca apoya abrogación de Reforma Educativa