México. Ex colaboradores cercanos al exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, y vinculados al caso Odebrecht; son quienes llevan la voz cantante en la construcción de la refinería de Dos Bocas, una de las obras estrella del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

De acuerdo a la información, los ex colaboradores de Lozoya hacen negocios privados mediante los contratos de obras; y servicios que han sido distribuidos entre ellos mismos, con la complacencia de las autoridades actuales de Pemex y de la Secretaría de Energía (Sener).

-Publicidad-

Responsable de la construcción de Dos Bocas y el caso Odebrecht

El responsable de la construcción de Dos Bocas es Leonardo Cornejo Serrano; quien fuera coordinador y subdirector de proyectos de Pemex durante la gestión de Lozoya Austin.

De acuerdo con la carpeta de investigación sobre el caso Odebrecht, Cornejo Serrano era quien se entrevistaba con el representante en México de esa empresa brasileña, Luis Weyll, con quien se reunió hasta en 46 ocasiones.

Cornejo fue supervisor de las obras en la refinería de Tula, cuyo contrato por mil 436 millones de pesos; le fue adjudicado de manera directa a Odebrecht en momentos en que, después se supo, dicha compañía entregaba sobornos por los contratos recibidos.

Excolaborador de Lozoya entregó a una empresa el monopolio de transportación de maquinaria y equipo

Ya como jefe del proyecto de Dos Bocas, Cornejo Serrano le entregó a la empresa Mammoet el monopolio de la transportación de equipo y maquinaria; para la construcción de la refinería de Dos Bocas, que se lleva a cabo en el municipio de Paraíso, Tabasco.

Te puede interesar:  PIB de México cae 8.5% en 2020, por pandemia de Covid-19

De acuerdo con el columnista de El Universal, Raúl Rodríguez Cortés, detrás de esta empresa beneficiada con un contrato multimillonario está Jorge Kim Villatoro; quien fuera director jurídico de Pemex durante la gestión de Emilio Lozoya.

Rodríguez Cortés asegura que Cornejo Serrano también ha entregado contratos a empresas de otros de sus “cuates”; algunos de ellos también cercanos a Lozoya, como Techint, Impulsora de Desarrollo Integral y Proyecta Industrial de México.

La Fiscalía General de la República (FGR) desató una cacería contra los involucrados en el caso Odebrecht, pero no de todos. Lozoya sigue en su casa; mientras algunos de sus cercanos están cobijados, como ya lo vimos, dentro de una de las obras insignia de la 4T.

JC