México.-“Es inaceptable que el presidente de la República, a pesar de las escalofriantes cifras de homicidios y el alza de la violencia en el país, no quiera admitir que su estrategia de “abrazos no balazos” es ya un rotundo fracaso. Los grupos delincuenciales tienen que combatirse con estrategias efectivas para pacificar al país y dejar de lado discursos triunfalistas cuando el país está derrotado frente al crimen organizado”, reprochó Jesús Zambrano Grijalva, Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“La estrategia de abrazos, no balazos solo provocan risas entre la delincuencia organizada que, por si fuera poco, ahora es aliada del presidente de la República”, señaló.

-Publicidad-

De acuerdo con cifras publicadas en medios de comunicación, el mes de mayo de este año se registró como la cifra más alta desde julio de 2020 con casi 3 mil homicidios, lo que refleja que el Gobierno Federal tiene un interés contrario a lo que sería velar por la seguridad, la tranquilidad y paz de las familias mexicanas. “Es momento de que ya de un golpe de timón, que entienda que su estrategia ya está rebasada, y que deje de buscar culpables en los gobiernos estatales. El Presidente ha dicho que si su gobierno fracasa en su combate contra la delincuencia, entonces habrá fracasado totalmente. Pues eso ya está sucediendo. La violencia está desbordada y a pesar de eso dice que su estrategia es correcta!”.

“Dice López obrador que antes no se distinguía donde terminaba la delincuencia y dónde iniciaba el gobierno. Pues hoy resulta que la delincuencia organizada está en el gobierno y quieren formalizar ese estatus en varios estados de la República, como en Michoacán, en donde quieren conformar un narcogobierno con Ramírez Bedolla al frente. Esta es la realidad que el presidente López Obrador no quiere asumir”, expresó.

En este sentido, Zambrano Grijalva dijo que, si en verdad quisiera pacificar al país, desde hace tiempo el Gobierno Federal ya hubiera actuado y no permitiría que grupos delincuenciales, además de apropiarse de territorios, también se burlen y humillen a elementos de la Guardia Nacional.

“Es urgente e impostergable el cambio de estrategia. A casi la mitad de este sexenio, los crímenes y la delincuencia organizada va en aumento; si se quiere la paz y la seguridad, no pueden continuar los abrazos para los criminales. Le exigimos al presidente una actuación inmediata y concreta, antes de que todo el país esté bajo el control de bandas de delincuentes y lo peor será que ellos mismos, quienes hoy están al frente del gobierno de México, lo propiciaron”, concretó.