¿Está enfermo el presidente mexicano?

    ¿Qué ocultan en Palacio, sobre la salud del mandatario?

-Publicidad-

    ¿Por qué el reiterado intento de sus propagandistas por ocultar lo que es evidente, a los ojos de todos?

    ¿De qué tamaño es el quebranto de la salud presidencial?

    ¿Hasta dónde afecta una potencial enfermedad de López Obrador, la toma de decisiones en Palacio? 

    Las interrogantes arriba planteadas estuvieron en boca de miles o acaso de millones de mexicanos durante el llamado “puente patrio”.

    Y es que en tres momentos –entre los días 15, 16 y 17 de septiembre–, todo aquel que quiso pudo ver al presidente mexicano en notoria estado alterado; excesivamente maquillado, con el rostro abotagado, con las manos temblorosas y con dificultades poder mantenerse en pie, sin sujetarse de un barandal.

    El primer caso ocurrió “La Noche del Grito”, cuando el mandatario salió al balcón central de Palacio a pronunciar la arenga de independencia.

    En ese momento se le veía y escuchaba descompuesto, con voz alterada y con un inocultable temblor de manos.

    Minutos más tarde, cuando al balcón central lo acompañó su esposa, fue aún más visible un rostro excesivamente maquillado, abotagado y con la mirada perdida.

    En un momento, incluso, la señora Beatriz Gutiérrez volteó la mirada al presidente y extendió el brazo derecho para palmear el hombro de su esposo, al tiempo que pareció preguntar: “¿Estás bien..?”.

    López Obrador no respondió y siguió con la mirada perdida y un saludo de autómata, ante una plaza a reventar de asistentes.

    Esa imagen recorrió rápidamente las redes sociales y no faltaron los ciudadanos preocupados por la salud del mandatario.

    Algunos, incluso, llegaron a especular que se podría cancelar la ceremonia del Desfile Cívico Miliar del viernes 16 de septiembre del 2022.

    Pero al día siguiente otra imagen preocupante hizo estallar de nueva cuenta las redes.

    En esa ocasión se veía a un presidente no sentado, sino derrumbado en una silla, durante el evento previo al desfile. En las redes sociales se formularon todo tipo de especulaciones y, de nuevo, apareció la preocupación.

    Y es que de nuevo apareció el exceso de maquillaje y, sobre todo, un rictus de malestar en un rostro visiblemente alterado.

    Para sorpresa de todos, el sábado 17 de septiembre el propio presidente difundió en sus redes sociales un video preparado por los propagandistas de Palacio, en el que se intentó mandar el mensaje de que Obrador está sin problemas de salud.

    Sin embargo, el remedio resultó peor que la enfermedad.

    ¿Por qué?

    Porque fue evidente –para todo el que vio el mensaje–, que se trató de un montaje para pretender aparente una salud presidencial a toda prueba.

Y fue una impostura porque, de nueva cuenta se vio a un jefe del Ejecutivo inseguro, titubeante, con el rostro hinchado y sin poder sostenerse en pie sin la ayuda de un barandal.

Pero el mensaje resultó aún más revelador de que algo no está bien en la salud del presidente.

¿Por qué?

Porque curiosamente el texto que le hicieron leer al presidente decía que había salido a ejercitarse: “ha hacer cardio”; que había caminado cuatro kilómetros, que estaba a 2 mil 472 metros de altura al nivel del mar, que escaló 150 metros en todo el tramo y que aún le faltaba bajar…

Luego intentó hacer creer que sigue pendiente de su responsabilidad presidencial.

Sin embargo, de nuevo la escandalera en las redes.

Y es que muchos de los que vieron tal video no pudieron ocultar su preocupación.

¿Para qué realizar un montaje como ese, que más que convencer, confirma que el presidente tiene un severo problema de salud?

Lo cierto, sin embargo, el presidente no ha cumplido la palabra empeñada ante los mexicanos de que daría a conocer un informe sobre su estado de salud.

A pesar de que en junio de 2014 AMLO fue no solo exigente sino grosero frente a una intervención quirúrgica del entonces presidente Peña.

Así lo dijo en un tuit: “Existe el rumor de que EPN está enfermo. Ni lo creo, ni lo deseo. Pero es una buena salida para renunciar por su evidente incapacidad”. (Fin de la cita)

 Por eso volvemos a preguntar.

¿Por qué ocultan la salud del presidente?

¿Quién está detrás de esa perversión política?

¿No es buen momento para que renuncie?

Se los dije.