México.- El periodista Carlos Loret de Mola expuso el pasado miércoles una investigación de la  reportera Arelí Quintero titulada «Bartlett Bienes raíces» donde se revela que el titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, tiene 25 propiedades (23 casas y dos terrenos) que valen más de 800 millones de pesos.

Este reportaje quiebra la declaración de funcionario respecto a que tiene una fortuna de 51 millones de pesos e ingresos anuales por 11 millones, pues su capital es 16 veces más grande. 

-Publicidad-

Durante su conferencia mañanera de este viernes, cuestionaron al presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el caso, a lo que el ejecutivo respondió:

“Yo estoy seguro que el licenciado Bartlett va a informar. Son de estos reportajes que se hacen con propósito de afectar políticamente, sin duda, pero todos tenemos la obligación de informar. Yo le tengo confianza al licenciado Bartlett”.

Cabe recodar que esta no es la primera polémica en la que se involucra al actual director de la CFE, pues antes ya ha sido señalado por su relación en diversos escándalos políticos.

El 30 de mayo de 1984, el periodista Manuel Buendía fue asesinado en la Ciudad de México. El autor intelectual fue el director de policía, José Antonio Zorrilla, subordinado a Bartlett, en ese entonces secretario de Gobernación.

Héctor Berrellez, un ex agente de la DEA y el supervisor de la investigación sobre la muerte del agente Enrique Camarena el 9 de febrero de 1985, acusó al actual titular de la CFE de dar la orden para el asesinato. Berrellez declaró que Camarena murió durante un interrogatorio de la CIA en presencia de Bartlett .

Te puede interesar:  Aliado de Morena preside patronato de la UAEH; investigada por lavado de dinero

En las elecciones de 1988, Bartlett, aún en Gobernación, declaró la «caída del sistema» que le dio el triunfo a Carlos Salinas de Gortari. Los comicios fueron tachados de fraudulentos pero nada se pudo hacer para revertir la victoria priista.

También ha estado relacionado con una amenaza al semanario Proceso en los tiempos de Julio Scherer, con un fraude en Chihuahua en 1986 y con la represión del CEU en la UNAM.

Pero el presidente le tiene confianza. A pesar de la gran sombra que acarrea Bartlett, Obrador le cree.

YH