Después de que Nicolás Maduro logró reelegirse como presidente Venezuela, la comunidad internacional no se quedó con los brazos cruzados y tomó cartas en el asunto para tratar de evitar que el mandatario continúe ejerciendo el poder en la nación caribeña.

La primera nación en buscar una solución fue Colombia, en acción de su presidente Iván Duque, quien el pasado 26 de septiembre de 2018, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, no tuvo recato y cargó con todo contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Ahí mismo resaltó que es momento de ponerle fin a la dictadura en Venezuela y solucionar el éxodo trágico de millones de personas, por lo que instó a todos los miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a asumir este reto, porque es global.  

Colombia, como país colindante de Venezuela, ha tenido que acoger a casi un millón de ciudadanos venezolanos, a causa de la crisis humanitaria que se vive en dicha nación por culpa de una “dictadura”, como la nombró el mandatario Duque.

Grupo de Lima no reconoce el gobierno de Maduro

En los primeros días de este 2019, para ser exactos el 4 de enero, el Grupo de Lima —con excepción de México, ya gobernado por Andrés Manuel López Obrador— advirtió que no iba a reconocer el segundo mandato de Nicolás Maduro, pues a su consideraciónganó unas elecciones ilegítimas”.  

Para el presidente de Colombia es momento de ponerle fin a la dictadura en Venezuela y solucionar el éxodo trágico de millones de personas, por lo que instó a todos los miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a asumir este reto, porque es global.  

El plan del Grupo de Lima era que Maduro dejará el poder y se lo transfiriera provisionalmente a la Asamblea Nacional (órgano que reconoce como constitucionalmente electo) hasta que se llevarán a cabo elecciones libres.

Sin embargo, la petición del Grupo de Lima le importó muy poco a Nicolás Maduro, porque seis días después —el 10 de enero— tomó protesta como presidente.

Cabe destacar que México, a pesar de ser integrante de tal organización, se mantuvo al margen de las decisiones de ésta y no la apoyó; esto por la política no de intervenir en naciones soberanas que promueve el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Grupo de Lima se creó en 2017 cuando 125 ciudadanos venezolanos murieron en protestas en contra de la administración de Nicolás Maduro.

Parlamento venezolano declaró a Maduro “usurpador de la presidencia”

Este martes 15 de enero la Asamblea Nacional de Venezuela —dirigida por la oposición política del aquel país— declaró al presidente Nicolás Maduro “como usurpador” de su puesto.

Sin embargo, la petición del Grupo de Lima le importó muy poco a Nicolás Maduro, porque seis días después —el 10 de enero— tomó protesta como presidente.

Por su parte, el Congreso “nulificó todos los supuestos actos emanados del Poder Ejecutivo”, después de no reconocer el segundo mandato de Maduro Moros.

La oposición busca que se realicen otros comicios, sin que el mandatario intervenga.

Washington consideraría a Juan Guaidó como presidente

En Estados Unidos ya hizo ruido lo que está sucediendo en el país sudamericano, tan es así que el presidente Donald Trump, está considerando declarar al líder opositor, Juan Guaidó, como mandatario legítimo de dicha nación.

Con esta presunta estrategia los funcionarios norteamericanos confían en que algunos aliados de Maduro dentro del gobierno lo abandonen.

Otras acciones que barajea el líder republicano es sancionar de manera más severa la industria petrolera venezolana, aunque no descarta más medidas diplomáticas, políticas y económicas.

Tiempo oscuros para el gobierno de Nicolás Maduro, tanto dentro como fuera de su territorio.

¿Podríamos estar ante el fin de su dictadura?