Luego de dos días tras el accidente en la comunidad de San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo han surgido más preguntas que respuestas en relación a la causante de la explosión en el ducto de Pemex, donde hasta el momento van 89 personas fallecidas, 51 heridas y 65 desaparecidas.

Alejandro Gertz Manero, fiscal General de México, informó que la estática de la ropa de las personas que se encontraban en el lugar pudo haber provocado la explosión, pero no es concluyente sino que es una línea de investigación.

-Publicidad-

¿Pero esto es posible?

De acuerdo a la reportera de Foro TV, Joselyn Sánchez, durante sus reportajes de la explosión apuntó que había presencia de cigarros, mismo que pudieron ocasionar la chispa inicial. Sin embargo, los celulares, que eran varios en el punto de la fuga del ducto de Pemex, también han sido punto de discusión ya que se asume por naturalidad que un teléfono puede ser peligroso en presencia de gasolina, como advierten los señalamientos que hay en gasolineras que recomiendan no usarlo.

Pero más que un teléfono o cigarros, ante la presencia de gasolina, la propia energía estática puede hacer el trabajo.

La energía estática es un fenómeno por el que cargas eléctricas se acumulan en un objeto, lo que puede pasar en el cuerpo al tocar electrónicos, frotar telas con un globo, agarrarse el cabello constantemente, entre otras.

Esta energía puede generar la descarga que inicia la combustión, en donde los otros elementos son los gases que emana la gasolina, y el oxígeno en el aire que sirve a la vez como comburente, el cual provoca o favorece la combustión de otras sustancias.

Te puede interesar:  ”Golpe de Timón” un fracaso, Guanajuato con más ejecutados en el país

Tomando en cuenta que los líquidos combustibles e inflamables son líquidos que se pueden quemar y están clasificados o agrupados como combustibles o inflamables por su temperatura de inflamación. Generalmente los líquidos inflamables se encienden y se queman fácilmente en temperaturas de trabajo normal.

Los líquidos y combustibles inflamables por si solos no se queman, es la mezcla de sus vapores y aire lo que provoca que se incendien.

En este caso la gasolina, con una temperatura de inflamación de menos 40 grados centígrados es un líquido inflamable e incluso a temperaturas tan bajas libera suficiente vapor para formar una mezcla quemable en el aire.

En la química del fuego, lo ocurrido en Tlahuelilpan más que una explosión, es una deflagración, cuyo proceso es el mismo que ocurre en los fuegos artificiales o al encender un cerillo. En todos los casos usualmente se necesita de la presencia de oxígeno para realizar el proceso de combustión. Lo demás es una mezcla de producto inflamable, y un foco de ignición.

Sin embargo, mucho más común que ello, es la energía estática, que, siendo generada cerca de los otros dos componentes, el resultado es el mismo.

Entre las recomendaciones para eliminar la electricidad estática en el cuerpo está evitar la ropa con fibras sintéticas y tocar algún metal para descargar en él la carga eléctrica. A este último proceso se le llama «hacer tierra» y al hacerlo se evita la generación de una chispa.

DC