En la vida cotidiana las palabras cuentan, sanan o enferman, expresan amor o engaño, verdad o mentira; visten o desnudan al sujeto.

Son dispositivo que trasciende la realidad misma.

-Publicidad-

En la política son la expresión del poder, del espíritu que domeña la realidad misma. De la fuerza de la convicción que apasiona y mueve voluntades. De la posibilidad de sembrar ideas que devengan acciones. De instrumento de diálogo, debate, acuerdos y proyectos. De hacer que las cosas ocurran. Con la palabra el ser humano alcanza la divinidad o se sumerge en el infierno.

Una palabra construye el mundo, posibilita una ruta para alcanzar metas.

La palabra es así un instrumento fundamental en la relación social, en la convivencia y en la cultura de la democracia.
Una palabra tiene también la capacidad de destruir personas, ideas, proyectos.

Por ello el uso de las palabras es un compromiso y una responsabilidad de quien hace uso de ella.

Calificar una situación con palabras que no corresponden a la verdad, es abusar de la libertad y el derecho.

El amor y el odio encuentran espacio.

Las palabras cuentan, fue el Estado o no fue el estado, narco, terrorista, narcoterrorismo, fraude, golpe de estado.

En todos los casos se requiere claridad y precisión.

Hay políticos que tergiversan el significado y el sentido de las palabras para llevar agua a su molino, buscan confundir, evadir, dividir para mantener dominio o alcanzarlo.
Los estilos para usar la palabra varían, cambian, se mimetizan y van mostrando lo sustantivo y lo adjetivo del sujeto y sus relaciones.

Analizar las palabras permite conocer a quien las usa y cómo las usa, los usos y abusos del sujeto.

Contrapeso Ciudadano como es el espacio que nos aloja, es un proyecto plural, abierto, con la intención de servir a la sociedad frente al poder establecido, más de aquellos que pretende abusar de él. Un año es la suma que encadena múltiples esfuerzos, que comunica y une ideas a favor de la democracia. Felicidades a [email protected] los que contribuyen a construir los contrapesos ante el abuso del poder.