Este martes 30 de abril, el máximo tribunal de la Unión Europea desestimó una demanda presentada por varios hoteles en la que se alegaba que Airbnb debía estar sujeto a las normas estrictas que regulan la actividad de las agencias inmobiliarias francesas.

El caso fue presentado por un tribunal francés después de que una importante asociación de hoteles, que incluye a cadenas líderes como Best Western, presentara una queja.

Por otra parte, el sector hotelero en Francia, como en muchos otros países del mundo, acusa a la plataforma de alquiler online de competencia desleal.

Los propietarios de hoteles quieren que Airbnb siga las reglas de contabilidad de los agentes de bienes raíces, seguros y otras reglas financieras. Sin embargo, Airbnb niega haber actuado como agente inmobiliario. El Tribunal de Justicia emitió hoy un dictamen no vinculante en el que manifiesta que un Estado miembro no puede restringir la libre circulación de un servicio de la sociedad de información como Airbnb.

MR