México. A tan sólo 10 meses de haberse puesto en marcha la Línea 12 (L12), en agosto de 2013, el entonces director del Metro de la Ciudad de México (CDMX), Joel Ortega; determinó como medida provisional la reducción de velocidad en la operación en siete de 11 estaciones del viaducto elevado de la «Línea dorada».

La reducción de velocidad pasó de 85 a 40 kilómetros por hora; esto tras el empeoramiento de las 3 mil 105 fallas en la obra y el surgimiento de otra más.

#ENVIVO: PRESENTAN PERITAJE DEL ACCIDENTE EN LA L12

-Publicidad-

De acuerdo con la consultoría Manuel Barrera y Asociados, que realizó el estudio «Proceso de contratación y puesta en marcha del material rodante de la Línea l2»; a través de la modalidad de PPS en septiembre de 2015, la medida se tomó para reducir el riesgo de un posible descarrilamiento y por ser el menor riesgo a los usuarios.

Así, en agosto de 2013 se bajó la velocidad de 85 a 40 km/h en los tramos de Lomas Estrella-San Andrés Tomatlán, Periférico Oriente-Calle Once y Olivos-Tezonco.

En octubre del mismo año, sucedió lo mismo en tramos de Tlaltenco-Zapotitlán y Nopalera-Zapotitlán y en noviembre de 2013 de Ermita-Mexicaltzingo.

El 12 de febrero de 2014, «a fin de deslindar responsabilidades ante la presencia de fallas recurrentes y problemática diversa no corregida», Ortega Cuevas elaboró un documento en el que se presentó un diagnóstico físico de las condiciones en las que se encontraba la Línea 12, el cual entregó a la Contraloría General del GDF.

Te puede interesar:  Jesús Orta y la seguridad de la CDMX

Continuaron las reducciones de velocidad en la L12

Por su parte, Jorge Gaviño, quien asumió la titularidad del Metro; en noviembre de 2018 también tomó la decisión de reducir la velocidad en cinco de las doce estaciones de la L12 porque registraron hundimientos, deformaciones estructurales, grietas, desgastes de los rieles; provocados por la falta de mantenimiento, las fuertes lluvias y mala planeación.

Así, la subgerencia de instalaciones mecánicas y vías de la subdirección general de mantenimiento, disminuyó la velocidad de las líneas 3, 5, 9, 12 y A de hasta 20 kilómetros por hora.

Colapso de la L12 del Metro

De la Línea 12, que el pasado tres de mayo se colapsó dejando como saldo 26 muertos, se diagnosticó que «la mala inscripción de los trenes en la vía curva de los aparatos provocan desgastes excesivos».

Por lo que la reducción de Atlalilco a Culhuacán, en ambas vías, fue de 80 a 60 km/h, mientras que en la terminal Mixcoac de 25 a 15 km/h, esto con el objetivo de «prolongar la vida útil de los aparatos».