Varios de los empresarios más poderosos del país están dispuestos a jugarse el todo por el todo para evitar que sea aprobada la reforma eléctrica regresiva que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante una reunión privada realizada el pasado lunes, los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios, encabezado por Antonio del Valle, elaboraron una estrategia para combatir con todo lo que tengan a su alcance la locura de López Obrador.

-Publicidad-

Los empresarios, entre quienes se encuentran Claudio X. González, Germán Larrea, Alberto Bailleres, Daniel Servitje y otros, acordaron formar tres grupos de trabajo que caminarán simultáneamente por diferentes rutas con el mismo objetivo: frenar la reforma.

Un grupo realizará cabildeo en el Congreso para tratar de convencer a los diputados y senadores del PRI de que no apoyen la reforma. Les recordarán que este partido impulsó el marco jurídico que rige actualmente al sector energético.

Oro grupo se dedicará a analizar los caminos legales que se tienen a la mano para combatir la reforma en caso de que ésta llegara a aprobarse.

Un tercer grupo hará consultas en organismos internacionales, cámaras empresariales extranjeras y con funcionarios de Estados Unidos y Canadá, sobre el impacto que la reforma tendría en los tratados internacionales, en especial en el T-mec.

Durante la reunión de pasado lunes, de la cual han dado cuenta algunos columnistas financieros, los integrantes del CMN resaltaron el hecho de que empresarios del ramo energético han invertido cerca de 45 mil millones de pesos a partir de la reforma aprobada en el 2014.

Los empresarios que asistieron a esta reunión alertaron que la reforma que propone López Obrador es similar a la estatización de la banca decretada por José López Portillo en 1982, que provocó consecuencias nefastas para la economía del país.

Te puede interesar:  Congreso de Tamaulipas otorgó fuero definitivo a Francisco Cabeza de Vaca

Una postura concluyente de los participantes en este cónclave fue que de aprobarse la reforma de López Obrador habría fuga de capitales y una drástica caída de la economía, que incluiría pérdida de empleos.

Estos empresarios, entre los que no están los amigos de López Obrador, dijeron estar dispuestos a “jugársela el todo por el todo”, con tal de frenar esta reforma regresiva.

JC