Después de muchos años de lucha, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) abrió la puerta para que a las trabajadoras domésticas se les inscriba al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de manera obligatoria.

Durante la sesión del día de hoy, el pleno de la Segunda Sala del máximo tribunal del país aprobó por unanimidad el proyecto presentado por el ministro Alberto Pérez Dayán, y determinó que no existe ningún argumento constitucionalmente válido para que la Ley Federal del Trabajo y la Ley del IMSS excluyan al trabajo doméstico del régimen obligatorio de seguridad social, y señalaron que esta práctica representa un acto injustamente discriminatorio contra las trabajadoras.

-Publicidad-

Es por ello que el IMSS deberá ejecutar un plan piloto durante el primer semestre del próximo año, el cual deberá contener lo siguiente:

  • Seguro de riesgos de trabajo
  • Seguro de enfermedades
  • Seguro de maternidad, invalidez, vida y retiro
  • Seguro de cesantía en edad avanzada y vejez

Después de la implementación de este plan piloto, el instituto deberá proponer al Congreso de la Unión las adecuaciones legales pertinentes para la creación de un sistema de seguridad social para trabajadores del hogar, el cual deberá estar listo en un plazo no mayor a 3 años.

En un vídeo difundido a través de sus redes sociales, Germán Martínez, Director General del IMSS, aseguró que la dependencia acatará el fallo emitido por la Suprema Corte, y que ya giró instrucciones para que comience el diseño de este nuevo esquema de seguridad social.

Es un gran logro, pero falta mucho por hacer: Daniela Acosta

Te puede interesar:  Cuando AMLO era oposición y exigía resultados sobre masacres y crímenes

En entrevista para Contrapeso Ciudadano, la activista y defensora de los derechos de las trabajadoras domésticas, Daniela Acosta, señaló que pese a que aún falta mucho por hacer respecto al tema, el fallo de la Suprema Corte es un gran logro, y agradeció al ministro Pérez Dayán y al presidente del máximo tribunal por haber atendido esta petición.

Referente a la iniciativa que la senadora Xóchitl Gálvez promovió para reformar la Ley Federal del Trabajo y dignificar esta actividad, se le preguntó a la activista el por qué tomó tanto tiempo impulsar esta iniciativa, a lo que respondió que existen asociaciones que lucran con la causa y legisladores que agarran el tema “como de moda”, razón por la que no trasciende más allá de foros y mesas de trabajo

Pasa que hay asociaciones que lucran con el tema, y hay legisladores, senadores, diputados, que siempre agarran el tema como de moda […] esas asociaciones politizan y prostituyen el tema”

La activista considera que la reciente película de Alfonso Cuarón, Roma, no influyó para que este tema se visibilizara de nuevo, ya que tiene que ver más con la conciencia social y voluntad política de los legisladores actuales, pero recordó que México aún no ha ratificado el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Yo siento que es un tema de conciencia social y voluntad política […] son muchos factores, uno de ellos fue la película Roma, pero también legisladores y funcionarios que sí están comprometidos con el tema”

Acosta reconoció el apoyo brindado por Rafael Avante Juárez, subsecretario del Trabajo en la administración de Enrique Peña Nieto, y por Eduardo Miranda Ibarra, secretario general del Sindicato Nacional de Ensambladoras.

Respecto al tema de la discriminación que viven las trabajadoras domésticas, la entrevistada señaló que resulta incongruente este comportamiento, pues el 80% de ellas trabaja en hogares de clase media baja, por lo que es necesario concientizar a la gente para que este trabajo sea reconocido por la sociedad.

“El 80% de las trabajadoras del hogar laboran para la clase media baja, entonces es incongruente el comportamiento de la gente que las discrimina […] la mayor discriminación la sufren cuándo trabajan de planta en una casa […] es de conciencia social, del reconocimiento social, de ahí viene el tema de la discriminación”.

Daniela Acosta señaló que para lograr la dignificación plena del trabajo doméstico, es necesario modificar la Ley Federal del Trabajo y la Ley Federal del IMSS, además de garantizar el derecho a tener seguro social, vivienda digna, a pensionarse, a tener a sus hijos en guarderías y de gozar de todas las prestaciones que marca la ley.

Por último, Acosta hizo un llamado a todos los activistas y legisladores a sumarse para que la dignificación del trabajo doméstico sea una realidad en el futuro.

 

Te puede interesar:  Ante COVID-19, IMSS pide autorización de la SHCP para comprar ventiladores