Bárbara de Regil tras ser considerada como racista explicó en su cuenta de Instagram que ella se dijo “prieta” y puso cara de desagrado porque de joven se la pasaba en una cama de bronceado.

“Yo hablé de mí en primera persona, y después rematé con un ¡ay, qué horror! porque me acordé de que mi adolescencia me metí a la cama de bronceado todos los días, porque estaba de moda”. 

Agregó que entiende perfecto que ‘estamos viviendo un momento sumamente difícil en cuanto al racismo, lo entiendo y me duele mucho, porque yo no soy racista. La gente que me conoce y ha seguido mis redes desde siempre, sabe el ser humano que soy”, indicó.

Tras los hechos, Bárbara Regil sigue teniendo recciones negativas, señalándola como racista, o simplemente como una mujer no muy inteligente.