México. Este domingo, concluyó la campaña de afiliación al PRD, el cual en cinco años perdió casi 4 millones de militantes al pasar de 5 millones a sólo 1.3 millones que decidieron revalidar su pertenencia al partido.

Esto, luego de que tres de los estados que aportan miles de afiliados y votos al PRD, que son Michoacán, Guerrero y Estado de México, entidades que ahora son las primeras en vaciar al partido, fenómeno que se repite en Oaxaca y Quintana Roo, en donde el partido alguna vez fue una fuerza política sólida.

-Publicidad-

A pesar de la fuga de perredistas, quienes se mantienen en el partido, impulsan la campaña de referendo a su militancia, con el hashtag, #DeAquíSoy, promovida por los dirigentes estatales en estados como Michoacán y Estado de México.

Este último, fue entre 2006 y 2012, uno de los grandes bastiones del perredismo, de lo que hoy en día solo queda el membrete, esto luego de que su principal corriente, Alternativa Democrática Nacional, se fracturó. La renuncia del senador Juan Zepeda fue la estocada final a lo que alguna vez fue el partido del sol azteca.

En Michoacán, la cuna del cardenismo, hubo una importante sangría de militantes del PRD, aun cuando todavía se conserva el gobierno estatal.

En Guerrero, la renuncia de la exsecretaria general y excandidata a la gubernatura del estado, Beatriz Mojica, quien integraba parte de la corriente de los chuchos, fue la consecuencia negativa de un grupo importante a reafiliarse y aceptar una alianza con el PRI de frente a las elecciones de 2021 de la entidad.

A esta baja, se suma el retiro del exgobernador Ángel Aguirre quien encabeza la corriente Izquierda Progresista de Guerrero, que rechazó sumarse a Futuro 21, ceder el registro del partido o incluso el cambio de nombre del PRD.

MEVS