En días pasados se dio a conocer el presupuesto para el 2019 propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador, mismo que contempla una reducción de recursos económicos del 30 por ciento a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), por lo que esta tendrá que despedir a 385 trabajadores.

Lo anterior solo ha sido el primer golpe, al menos efectivo, que AMLO ha logrado asestar a la CRE. Sin embargo, no es el primer movimiento que ha realizado en contra del instituto regulador.Ya que con anterioridad, la bancada de Morena en el Senado había buscado quitarle autonomía a dicha comisión.

-Publicidad-

Finalmente en la discusión de la Ley de la Administración Pública, que atenta contra la autonomía, se decidió desechar, eliminado la posibilidad de que se subordine la CRE a la secretaría de Energía a cargo de Rocío Nahle.

Sin embargo, esta última no se quedó con los brazos cruzados y comenzó a meter presión a Guillermo García Alcocer, presidente de la CRE, para que presente su renuncia a pesar de que este tiene un “contrato” que establece que hasta el 2023 terminaría sus funciones como encargado de la comisión.

Todo lo que se ha mencionado hasta este punto indica que al gobierno encabezado por López Obrador, le “estorba” que la CRE mantenga su autonomía. Ya que incluso aún cuando en San Lázaro no lograron realizarlo, lo están intentando por la vía de la presión.

Primero pidiendo a la cabeza de la comisión su renuncia y posteriormente reduciendo el presupuesto a la CRE.

¿Por qué los ataques a la Comisión Reguladora de Energía?

Entre las funciones que competen a la CRE destacan la de otorgar contratos a privados y hacer que estos sean respetados a cabalidad, es decir, permitir el despliegue de nuevas gasolineras y gaseras, a partir de la apertura de ductos que ayuden al almacenaje de los hidrocarburos, abriendo la competencia en materia energética.  

En otras palabras, la Reforma Energética impulsada por el expresidente Enrique Peña Nieto, depende en gran medida de que la CRE mantenga su autonomía.

Dicho de otra forma, para que AMLO pueda dar reversa, como lo prometió en campaña, a la Reforma Energética necesita controlar no solo la Secretaría de Energía, sino que también depende de la eliminación de los contratos otorgados a empresas privadas por la CRE.

Cabe mencionar que la Secretaría de Energía, quien ya está a cargo de una morenista, recibió en la partida presupuestal para el 2019 un aumento de al menos el equivalente al mil por ciento. En contraste, para la CRE, que no han logrado controlar, hubo una considerable reducción.