México. Una de las decisiones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que ha causado polémica en el sector cultural, fue la repartición del presupuesto en materia de cine.

No es proporcional lo destinado a la Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura, que ejercerá 62 millones 197 mil 153 pesos este año; mientras el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) lo hará con 28 millones 709 mil 284 pesos, la Cineteca Nacional con 43 millones 669 mil 784 pesos y los Estudios Churubusco con 29 millones 620 mil 195 pesos, de acuerdo con El Financiero. 

 Distintas personalidades del ámbito se  han manifestado ante esta medida:

  • “Hubo una serie de promesas de Morena, y análisis de lo que iban hacer con el cine mexicano, como el tiempo en pantalla o el T-MEC(Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá), pero la impresión es que hicieron todo lo contrario. No cumplieron, enfatizó Amir Galván Cervera, director y productor de La 4ª Compañía con Vanessa Arreola.
  • «No es entendible que en materia de comunicación social se destine más que al CCC y Churubusco. Tampoco es entendible que no tenga presupuesto la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas”, señaló Victor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E. Portas.
  • «Por un lado la sociedad mexicana se siente feliz y orgullosa de que una película mexicana (Roma) esté con ese número de nominaciones en un premio tan prestigiado como es el Oscar, mientras el Estado desdeña e ignora por completo la academia nacional», señaló Karina Gidi, actriz y consejera de la Organización Nacional Anticorrupción (ONEA).

Alejandro Ramírez, director general de Cinépolis, señaló que los conflictos laborales afectan la visión de los empresarios mexicanos y estos dudan de invertir, en entrevista con Forbes.

Anteriormente el actor Daniel Giménez Cacho criticó al presidente de México en torno a su labor en el tema cultural: «No es una prioridad y nunca lo fue para el licenciado Obrador, la cultura nunca lo fue. Cuando trabajó aquí en la ciudad fue un desastre bonito la cultura. No la conoce, no va al teatro ni va al cine. No es una actividad en su vida ni la entiende», mencionó. Al día siguiente se disculpó.

Con las medidas hasta el momento queda claro que, al menos en cine, el mandatario mexicanos está alejado de mostrar un mayor interés.