Ahora resulta que uno de los principales narcotraficante mexicanos se ha convertido en el principal halagador y, sobre todo, en el asesor número uno del presidente mexicano.

En efecto, resulta que Miguel Ángel Félix Gallardo, el creador del “Cártel de Guadalajara” –padre del “Cártel de Sinaloa”–, es uno de los principales halagadores del presidente López Obrador.

-Publicidad-

Pero el halago gratuito del narcotraficante podría ser lo de menos.

Resulta que el también socio fundador del “Cártel de Medellín” y uno de los compadres del extinto Pablo Escobar, hoy aparece como el asesor principal de López Obrador.

Pero tampoco ahí termina la historia.

Frente al halago del criminal Félix Gallardo, el presidente mexicano respondió con otro halago pero, sobre todo, con un una joya que confirma los intríngulis que amalgamaron la consabida alianza entre el gobierno de México y el crismen organizado. 

Sí, la respuesta inmediata de López Obrador fue la promesa de exonerar al criminal Miguel Ángel Félix Gallardo, quien lleva casi 30 años en prisión.

Y así, “como pateando un bote”, el criminal y el presidente mexicano nos confirman que detrás del intercambio de elogios y favores no hay más que una verdadera joya de la política mexicana.

¿Y cual e esa joya?

Que los mayores criminales mexicanos son socios no sólo del gobierno de López Obrador, sino del presidente mismo.

En efecto, una gestión que, en el fondo, no es más que un narco-gobierno.

Pero vamos por partes.

En una reciente entrevista para Telemundo, Félix Gallardo dijo lo siguiente: “Se qué el señor presidente (López Obrador) es un hombre de buena voluntad que está combatiendo la desigualdad social”.

Luego, profético aseguró: “se que va a resolver la violencia en México, poco a poco”.

Ante los elogios del “jefe de jefes”, López Obrador se dijo conmovido, los agradeció de manera pública y sin pudor dijo que buscaría la exoneración para Félix Gallardo.

¿La razón? 

Que el mandatario mexicano se autodefine como “un presidente humanista” que no quiere ver sufrir a la gente.

Pero más allá del ridículo y mentiroso humanismo de López Obrador lo cierto es que todos los días aparecen evidencias que ratifican la alianza existente entre los principales grupos criminales que operan en México y el gobierno de López Obrador.

No son novedad para nadie la alianza con el Cártel de Sinaloa y con los matarifes del (CJNG); grupos criminales que se apoderaron no sólo de presidencias municipales, sino de gobiernos estatales completos, como los de Sinaloa, Michoacán, Sonora, San Luis Potosí, Zacatecas y otros.

Pero resulta aún más ridículo el supuesto humanismo de AMLO, cuando sus venganzas políticas tienen en prisión a Rosario Robles, cuando persigue a empresarios como Miguel Alemán Magnani y políticos, como Ricardo Anaya, quien hace horas reveló que Obrador pretende hacerlo preso.

¿Hasta cuándo el narco-gobierno en México?

Se los dije.

Te puede interesar:  ¿La Cuarta Transformación va contra López Dóriga?