EL AGUA NO ES ILIMITADA

¿Qué aprendimos del megacorte?

0
180

Hace unas semanas la noticia ocupaba las primeras planas de todos los portales de noticias. Fueron muchos los que colocaron consejos, tips y recomendaciones para cuidar el agua durante el megacorte al que nos enfrentamos por un cambio de piezas fallido en el Cutzamala. Toda la Ciudad de México más 11 municipios del Estado de México sin agua.  

Fueron cuatro, o cinco días en algunos casos, lo que las familias tuvieron que permanecer sin agua para poder echarle al baño, bañarse o cocinar. Las pipas eran insuficientes, todo mundo compró botes y tambos, sufrimos el mismo corte, pero nadie aprendió nada.

-Publicidad-

Se lo pregunto en serio, ¿qué lección le quedó cuando los piperos le vendían el agua? ¿qué lección le dejó bañarse con una cubeta y ahorrar al agua para echarla al baño? ¿qué lección le dejó ver a la gente comprando garrafones de agua para cubrir sus necesidades básicas y no tan básicas?

Le dejo unos datos para que No le cuenten:

  • Hay colonias en Iztapalapa en las que sólo llega agua 20 o 25 días del año.
  • La ONU anunció que la capital del país se podría quedar sin agua para 2030; hagan la cuenta, faltan 12 años
  • El Foro Económico Mundial dijo que México es de los países en el mundo donde más agua se le destina a la población
  • Mientras algunos organismos internacionales dicen que debemos gastar en promedio 25 litros por persona al día, los mexicanos gastamos 366

Y por eso la pregunta, ¿qué aprendimos del megacorte?

Si esperamos a que las autoridades cuiden el agua por nosotros vamos a terminar como Ciudad del Cabo en Sudáfrica. Le cuento la historia… A principios de 2018 estaban a punto de quedarse sin agua. Las autoridades le llamaron el “día cero”. La advertencia causó pánico local y los ojos del mundo se pusieron sobre ellos.

La gente no creía que el agua se iba a terminar. Ante la paranoia, su población decidió hacer algo y empezó a usar sólo 50 litros por persona al día. Se duchan y reciclan el agua, hacen lo mismo cuando lavan, cuando riegan las plantas, cuando se enjuagan las manos. Los que no lo hacen reciben fuertes multas del gobierno y son sometidos a un medidor que les corta el agua cuando llegaron al punto máximo.

¿A quién le importa? Se nos olvida que el agua no es ilimitada y el problema ya está aquí.

Voy a terminar con la frase de una autoridad en Ciudad del Cabo. La dijo cuando los ciudadanos empezaron ayudar, antes de que se terminara el agua. «Tenéis que ahorrar agua como si vuestra vida dependiera de ello, porque depende de ello». Piénselo.