Estados Unidos. A pesar de que el 61 por ciento de los ciudadanos estadounidenses se opone a la política de armas del presidente Donald Trump, el mandatario de los Estados Unidos afirmó que “no cambia nada” el debate sobre la legislación de armas, luego de la balacera que se dio este fin de semana en Texas, en la que murieron ocho personas.

De acuerdo con la encuesta del Centro de Investigación de Asuntos Públicos The Associated Press-NORC el 61 de la población no está de acuerdo con la política.

-Publicidad-

Al respecto, el mandatario recordó que una comprobación de antecedentes no habría evitado este ni los incidentes registrados en los últimos años.

El presidente aseguró que se trabaja con los demócratas y republicanos en la legislación sobre armas, cuando el Congreso reanude sus actividades este mes.

Por su parte, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó un proyecto de ley que pude la verificación de antecedentes en cada compra de armas de fuego, incluidas las ventas en ferias de armas, que actualmente están exentas, sin embargo, esta medida, no ha sido votada en el Senado, el cual es dominado por los Republicanos.

Este debate, luego de los tiroteos registrados en El Paso, Texas, en donde un hombre armado mató a 22 personas e hirió a otras 24, y otro atacante mató a nueve e hirió a 27 en Dayton, Ohio.

MEVS