En política, dice el viejo refranero popular, “nada está escrito”.

 Pero el refranero también dice que en política “no hay sorpresas, sino sorprendidos”.

-Publicidad-

 Y vienen a cuento el ejercicio memorioso por la ratificación de la alianza opositora que empujarán PRI, PAN y PRD en el Estado de México y a la que de última hora se sumó el Partido Nueva Alianza.

 Es decir, que cuatro partidos políticos impulsarán la candidatura de la priísta Alejandra del Moral, quien enfrentará a Delfina Gómez, candidata de Morena y sus aliados.

Lo cierto es que se trata de una contienda en la que no sólo está en juego la preservación de los últimos bastiones del PRI, los estados de México y Coahuila, sino que un triunfo opositor en esas entidades será la llave para la derrota de Morena en la contienda presidencial del 2024.

Y, en efecto, en política “nada está escrito”, pero también es cierto que la alianza que lograron PRI, PAN, PRD y NA resultará, en los hechos, es una alianza ganadora.

¿Por qué?

 Por razones elementales.

 Porque hoy, a casi cinco meses de la elección en el estado de México existen condiciones favorables para que Alejandra del Moral se alce con una victoria que, al mismo tiempo, abrirá la puerta para el triunfo opositor en la presidencial del de julio del 2024.

 Y no, no se trata de buenos deseos sino que apoyamos las posibilidades de victoria de Alejandra del Moral en el dato duro de la política –en los números fríos–, que confirman que hoy por hoy los cuatro partidos aliados suman más votos que sus adversarios de Morena.

 Y si lo dudan aquí los datos duros.

  1.- En la pasada elección del 2021, el PRI no sólo recuperó la mayoría del Congreso Local sino el 80 por ciento de los gobiernos municipales, todas que eran posiciones de Morena.

 2.- Según las últimas elecciones mexiquenses el partido oficial Morena ronda los 2 millones de votos en el estado de México, cifra que parece difícil de superar con una candidata que tiene más negativos que fortalezas, como la señora Delfina Gómez; derrotada hace seis años por el actual gobernador mexiquense.

3.- A las simpatías electorales de Morena le pisa los talones el PRI, con un millón 800 mil votos, seguido por el PAN, con 800 mil sufragios, mientras que el PRD y Nueva Alianza suman 700 mil votos.

 4.- De esa manera, al día de hoy, la priísta Alejandra del Moral, la candidata de los cuatro partidos aliados en torno a sus aspiraciones al gobierno mexiquense, arrancará la contienda con un potencial de 3 millones 300 mil electores a su favor, lo que significa poco más del 50 por ciento de los sufragios de Morena.

 5.- Aún así –y como en la elección mexiquense no hay nada escrito–, el Partido Morena y su candidata, Delfina Gómez, tienen preparada una estrategia de uso indiscriminado de dinero irregular, salido del propio gobierno federal.

 Y es que igual que la alianza opositora del PRI, PAN, PRD y NA, en el partido oficial harán todo lo necesario para llevarse la victoria en el estado de México.

 La diferencia es que seremos testigos de uno de los mayores intentos de fraude electoral; además del más grosero intento de una elección de Estado, financiada desde Palacio.

 Por eso, la estrategia de los partidos aliancistas que empujarán la candidatura de Alejandra del Moral, no sólo estará enfocada en ofrecer las mejores ofertas de campaña, sino denunciar, exhibir y anular todos los intentos de fraude y de elección de Estado.

 Si consiguen anular el aparato tramposo del gobierno federal y la elección de Estado que preparan en Palacio, a nadie sorprenderá la victoria de Alejandra del Moral.

 Se los dije.