Desde el Senado no podemos ser indiferentes a los niveles de violencia que está viviendo nuestro país, debemos reflexionar y actuar respecto al uso y tráfico de armas hacia nuestro país, armas que hoy están en manos de nuestros niños y que, estudios y estadísticas lo señalan, en su mayoría provienen de Estados Unidos.  

Lo permisible de tener armas en el hogar y que lo establece el artículo 10 de la Constitución que a la letra dice: Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa, con excepción de las prohibidas por la Ley Federal…en un país con los niveles de violencia que tiene México, resulta  para la gente una vía para sentirse seguro; pero ¿qué está ocurriendo en realidad? ¿en dónde están las armas legales e ilegales y en manos de quiénes están? Y más allá de nuestra constitución, cómo está influyendo de manera negativa nuestro vecino país del norte. 

Tenemos el reciente caso de Torreón, donde un niño de tan solo 11 años disparó en contra de su maestra, dejando heridas a otras seis personas para posteriormente suicidarse. ¿A quien culpamos?: ¿a un video juego?, ¿al sistema?, ¿a la familia?, ¿al entorno social? ¿al país de donde provienen el mayor número de armas? En una sociedad marcada por la violencia, no hay solo un culpable ni una sola causa.  

Hoy dos familias están de luto, incluyendo la del niño que, sin saber cómo, dos armas llegaron a sus manos. En México el mayor número de armas vinculadas a un delito provienen de Estados Unidos, un país con la “cultura de las armas”, una nación donde adquirir un artefacto de estos es tan fácil y común como obtener un auto. Miles de armas cruzan cada año la frontera, hay cifras que estiman un aproximado de 213 mil que pasan cada año al mercado negro procedentes de Estados Unidos. La cancillería mexicana señaló que el 70% de delitos cometidos con armas de fuego son con mercancía proveniente de la frontera norte. 

En octubre del año pasado el canciller Marcelo Ebrard habló de sumar esfuerzos para combatir el tráfico de armas hacia México, señaló que la Secretaría de Seguridad Ciudadana presentaría las medidas que Estados Unidos tomaría para frenar el tráfico de armas y las acciones que se tienen de manera coordinada con aduanas y otras instancias, sin embargo la indiferencia de Washington es evidente, no hay interés ante el lucrativo negocio de las armas, mientras que las aduanas mexicanas no hacen gran cosa. Estados Unidos vive bajo el dicho de la paja en el ojo ajeno. 

Veladoras, globos, flores; la estampa del portal del Colegio Cervantes, una imagen que nos grita hasta dónde está el fondo que debemos tocar para actuar. En este lugar quedaron las víctimas de todo lo que no hemos hecho, de la violencia que nos ha rebasado. Hacer justicia en el caso Torreón será despertar como sociedad, será el actuar de los gobiernos y las autoridades para regresarle a México la tranquilidad que desde hace mucho tiempo perdió. 

Que rápido se les desdibujó el INSABI 

Te puede interesar:  Bebés, blanco de ataques en México: 51 menores de un año fueron asesinados en 2017

Haber  votado en contra de la ley que echó abajo el Seguro Popular y dio paso al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI) no era capricho político, ni negarnos simplemente por ser oposición  a las reformas del actual gobierno, sabíamos lo que iba ocurrir al desaparecer el Fondo de Gastos Catastróficos: una crisis en la atención médica de tercer nivel. Apenas tiene un mes de aprobada la reforma y lo que empieza a resultar catastrófico son los resultados.