Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador se escandalizó por lo que llamó “promiscuidad” de los dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD que se reunieron con líderes empresariales.

Pero en realidad, Morena es el partido más promiscuo de nuestra clase política. Esa promiscuidad ha llevado al partido del presidente a juntarse con personajes u organizaciones de la peor calaña con tal de crecer electoralmente

-Publicidad-

Aquí, diez ejemplos de la promiscuidad de Morena.

1.- Alianza con el PVEM. Morena, y su líder moral, Andrés Manuel López Obrador, no tuvieron empacho en aliarse con el PVEM, una franquicia que tiene la costumbre de venderse al mejor postor y que arrastra el estigma de ser el partido más tramposo de México.

2.- Alianza con el PES. Desde las elecciones del 2018, AMLO y su partido, Morena, se aliaron con el Partido Encuentro Social, una organización basada en iglesias cristianas cuyo líder apoyó en el 2006 a Felipe Calderón y en el 2012 a Enrique Peña Nieto. ¿Así o más promiscuos?

3.- Alianza con el crimen organizado. Lo muestra más clara y más grave de la promiscuidad de Morena es su alianza con el crimen organizado en las elecciones del pasado 6 de junio para arrasar en todos los estados del Pacífico, especialmente en Michoacán, Guerrero, Sinaloa, Nayarit y Sonora.

4.- Alfonso Durazo. El gobernador de Sonora es en sí mismo un ejemplo de promiscuidad política. Primero fue cercano colaborador de Luis Donaldo Colosio; después se le acercó a Vicente Fox, quien lo hizo su secretario particular y recientemente se le pegó a López Obrador.

5.- Alianza con Elba Esther Gordillo. En las elecciones del 2018, López Obrador celebró una alianza política con la otrora poderosa lideresa del SNTE, quien se formó en el PRI, pero luego respaldó tanto a Vicente Fox como a Felipe Calderón. ¿Eso no es promiscuidad?

Te puede interesar:  Encinas: Secuestro de migrantes en Tamaulipas vinculado al tráfico de personas

6.- Alfonso Romo. El líder moral de Morena, López Obrador, reclutó como uno de sus principales asesores al empresario Alfonso Romo Garza, quien en los años noventas fue muy cercano al presidente Carlos Salinas de Gortari y que llegó a hacer negocios con el ex dictador de Chile, Augusto Pinochet.

7.- Pacto con la CTM. El gobierno federal y el de Tabasco celebraron un pacto político con el líder de la CTM en el estado, Ricardo Hernández Daza, para que éste tuviera el monopolio de la representación sindical de los trabajadores de la obra de la refinería de Dos Bocas. Las consecuencias de ese pacto están a la vista con el conflicto que estalló hace dos días.

8.- La Luz del Mundo. Varios personajes de Morena tienen nexos con ministros religiosos de la Iglesia la Luz del Mundo, cuyo líder nacional está preso en Estados Unidos acusado de abuso sexual. Los morenistas han usado a la feligresía de esta iglesia oscurantista como activistas electorales.

9.- Napoleón Gómez Urrutia. El del líder del Sindicato de Trabajadores Mineros es otro ejemplo de promiscuidad política. El “Napito” militó toda su vida en el PRI, pero en el 2018 se acercó a López Obrador, quien lo rescató de su exilio y lo invistió de fuero a través de una senaduría. Claro, el dinero es el dinero.

10.- Cuauhtémoc Gutiérez de la Torre. La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, sostiene una alianza con quien el “Rey de la Basura”, quien aún mueve los hilos del PRI en la capital de la República. Los votos de los priistas en el Congreso local son muy necesarios para que Morena logre una mayoría que no obtuvo en las urnas.

Te puede interesar:  ¡Chocolate que no tiñe, claro está!

JC