En el Entendimiento Bicentenario, la nueva denominación de la Iniciativa Mérida para señalar la cooperación EU-México en los temas de seguridad, se establece una ruta que se hará mucho más explícita en los próximos tres meses.

El punto crucial es el tratamiento a los grupos criminales; se propone operar conjuntamente las agencias e instancias de seguridad de ambos países, para capturar y enjuiciar a los capos de los carteles.

-Publicidad-

Asimismo se pretende desarticular redes criminales, financieras y de lavado de dinero; quitar el dinero obtenido por sus operaciones ilícitas y, sobre todo, acabar con la impunidad de los delincuentes que han comprado, con dinero o temor, la complicidad de autoridades en los tres niveles de gobierno. Lo que ha contribuido a fortalecer y empoderar más aún a los criminales.

La nueva iniciativa contrasta con la estrategia gubernamental mexicana de Abrazos, no balazos, para atender causas y situaciones en la delincuencia organizada; los estadounidenses consideran que ello no contribuye al combate narco delincuencial y que facilita el tráfico de drogas, en particular del fentanilo, que sigue con un número creciente de muertes en EU, se registran poco más de 93 mil fallecidos por esta causa en 2020.
La restitución del trato a los agentes de la DEA en territorio mexicano, favorece la intervención estadounidense y contribuye a la investigación de complicidades entre delincuentes y autoridades, en la averiguación de redes que atienden el portafolio diverso de actividades de cada cartel.

Los desmantelamientos de redes narco delincuenciales, van a llevar a ubicar a los capos, a buscar su extradición inmediata y ello puede generar daños colaterales en la identificación de quienes estén siendo cómplices.

Te puede interesar:  Volaris ayuda a la Cruz Roja a transportar insumos médicos en el país

Vincular los problemas de migración al portafolio narco delincuencial coloca en posición endeble a las caravanas migratorias, las relaciona como una parte de la actividad de penetration del narco tráfico.

En el fondo esta nueva iniciativa, como un entendimiento entre ambos países, establece quién manda y a quien le toca obedecer en la relación entre EU y México, veamos si ello es así, en función de los próximos resultados, por ahora ya intervino el ejército en Aguililla, Mich., veremos si alcanza para intervenir en Guerrero o en algún otro estado o municipio, donde la narco delincuencia mantiene el control de la plaza.

Si no hay cumplimiento de este nuevo acuerdo, es factible esperar un endurecimiento en el trato cotidiano por parte del gobierno de EU, y una intervención más directa, sobre todo en la captura de los delincuentes mayores.

El diálogo logrado es bueno para ambos países, esperemos que tenga los necesarios buenos resultados, pues la tranquilidad social ha rebasado a muchos de los municipios, donde el toque de queda y el derecho de piso son calamidades trágicas.
Así que bienvenido el diálogo, y esperemos que sus puntos de acuerdo se materialicen para beneficio del interés nacional en ambos países.

Desde el poder todo tiene una lectura sucesora presidencial, es un buen deseo que estos temas que atañen a la seguridad nacional, interior y pública, encuentren la debida atención, para que la sociedad recupere la tranquilidad en su vida cotidiana.

Te recomendamos: EL BICENTENARIO DE LA ARMADA DE MÉXICO

Síguenos en Facebook @ContrapesoC