México. El pasado 3 de septiembre, Jorge Winckler Ortiz, quien fungía como Fiscal General del estado de Veracruz, fue separado temporalmente de su cargo; el Congreso Local argumentó que Winckler no había cumplido con la revalidación de su certificado de confianza.

Tras su salida, Winckler Ortiz dejó pendientes varios casos de trascendencia nacional como el proceso penal impulsado en contra del exgobernador Javier Duarte por varios delitos entre los que destacan ejercicio indebido del servicio público, desvió de más de 220 millones de pesos de recursos estatales, y desaparición forzada de personas; para el que se tiene programada una audiencia clave, el 9 de septiembre, en la que ambas partes podrán presentar elementos probatorios.

-Publicidad-

Cabe resaltar que fue Winckler, como Fiscal General del Estado, fue quien impulsó que se abrieran investigaciones en contra de Duarte, a nivel estatal y federal. Además denunció que con la llegada de Cuitláhuac García a la gubernatura de Veracruz, muchos de los partidarios del exgobernador fueron liberados, como sucedió con Arturo Bermudez Zurita, quien ostentaba el cargo de secretario de Seguridad durante la administración de Duarte y enfrentaba cargos por desaparición forzada y desvío de recursos públicos. En ese entonces Winckler Ortiz declaró: «Es notorio que con el cambio de gobierno, también llegó un cambio de criterio. A partir del primero de diciembre se han abierto las puertas del penal de Pancho Viejo a los duartistas, argumentando que los probables responsables de desaparición forzada de personas y saqueo enorme a Veracruz, tienen derecho a seguir su proceso en libertad».

Es posible que la destitución de Winckler, férreo perseguidor de Duarte, se deba al pacto político que estableció el presidente Andrés Manuel López Obrador con Javier Duarte; pues no ha sido tímida la defensa que el presidente ha mostrado para con el exgobernador, incluso ha llegado a publicar en su cuenta de Twitter que Duarte era un chivo expiatorio: «Detienen a Duarte para simular que combaten la corrupción. Pero el pueblo no se conforma con chivos expiatorios, quiere la caída del PRIAN», escribió el hoy mandatario.

Por su parte, el actual gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, se defiende ante las acusaciones de Winckler sobre liberar a duartistas, y lo acusa de haber incurrido en errores que fueron os causantes de esas liberaciones.

Te puede interesar:  Las renuncias de la Cuarta Transformación

VR