Se desechó el último amparo de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)  que solicitaba que fueran tomadas en cuenta una serie de pruebas en contra de Javier Nava Soria, contador implicado en los desvíos de Javier Duarte.

Cabe señalar que el décimo Tribunal Colegiado Penal resolvió en última instancia, desechar el recurso pues tales pruebas se obtuvieron sin una orden judicial. El 7 y 8 de noviembre de 2018, en el proceso contra Nava, un juez ya había invalidado los 10 estados de cuenta bancarios, así como el testimonio de 10 funcionarios de los bancos y un dictamen de contabilidad.

Se tomó como base una resolución de la Suprema Corte, que calificó de inconstitucional el acceso a informes bancarios sin la autorización de un juez. En abril de este año, la Fiscalía General de la República (FGR) apeló el fallo, pero un tribunal confirmó su inconstitucionalidad.

Sin embargo, la UIF se amparó en contra de ese criterio, y también fue rechazado, aclarándole que la SCJN ya ha establecido que la Secretaría de Hacienda y sus órganos dependientes no cuentan con legitimación para promover el juicio de garantías.

Por ello, la UIF presentó una queja ante el Décimo Tribunal Colegiado, para que su amparo fuera aceptado, el cual acaba de declararlo como infundado.

Nava Soria, está preso desde el 20 de febrero de 2018 en el Reclusorio Norte, tras ser deportado de España, acusado de haber sido apoderado legal de Consorcio Brandes, una empresa facturera que pagó 223 millones 800 mil 963 peso por unos terrenos en Campeche que valían 18 mil veces menos.

MR

Te puede interesar:  Top 10: periodistas asesinados por el crimen organizado