La geopolítica como ciencia tiene como objetivo principal el identificar con toda claridad, desde la perspectiva clásica, las condiciones mediante las cuales el Estado va teniendo su desarrollo y evolución a partir de determinadas condicionantes, sean internas o externas a las que habremos de denominar como coyunturas. En este mismo sentido, las coyunturas que se han ido gestando en los últimos años están definiendo el tipo de futuro que tenemos en lo inmediato, a mediano plazo y en las décadas futuras.

-Publicidad-

Luego entonces, en los últimos años se ha observado un ascenso importante de la economía de la República popular de China (RPCH) en los escenarios internacionales, lo que para muchos es motivo de orgullo, para otros de preocupación y para otros más de oportunidades económicas y políticas.  En todo caso, no se debe de olvidar que esta nación es milenaria (cuando menos 3, 500 años de existencia), que fue construyéndose a orillas de la cuenca del Río Amarillo, donde emergieron las dinastías Xia, Shang y Zhou y posteriormente la Chi que daría el nombre a esta nación, hasta nuestros días con un gobierno dirigido por el todo poderoso Partido Comunista Chino (PPCH), que ha cumplido 100 años de haber sido fundado por Mao Tse Tung, que en un primero momento, recibió el apoyo de la Unión Soviética, como parte de la ampliación del ideal de la Internacional Socialista, para la difusión de las teorías marxistas-leninistas y confrontar a la democracia liberal que poco a poco venía consolidándose en Europa occidental, en los propios EEUU y América Latina.

La labor de Mao Tse Tung, fue la de llevar a cabo un proceso de depuración de todo lo que significara que la RPCH estuviera unida a occidente e incluso, se gestó un proceso de desvinculación de su propuesta ideológica-doctrinal de lo que marcaba el actuar de la Unión Soviética, para llevar su muy personal proyecto de comunismo.  La revolución cultural, marcó en la década de los sesenta del siglo pasado, una profunda depuración de una sociedad acostumbrada a los esquemas feudalistas de su periodo imperial, pasando por el muy breve periodo democrático con Chiang Kai-Shek (que derivó en la independencia de la isla de Taiwán).

El PPCH desde el momento de la gran marcha, manipuló esa condición de los usos y costumbres milenarias, para hacer las debidas modificaciones en el ánimo de una población, que requería de un liderazgo duro, de tipo de caudillo, que les diera certidumbre para a dónde dirigir su destino; el nuevo amo no era el emperador y su corte, el nuevo amo se fue transformando en la figura y quehacer del PPCH y su líder supremo, tan solo para manera de ilustración, son las imágenes de la quema de libros e instrumentos musicales por ser provenientes de occidente y marcaban su decadencia o bien, la iconografía en la que un par de jóvenes a la sombra de Mao sacuden uno de los libros rojos, símbolo del adoctrinamiento y que era a partir de las nuevas generaciones que se podría dar ese paso, el de establecer una nueva nación bajo el férreo andamiaje que durante siglos se había consolidado.

Tras la muerte del gran líder, la sucesión del liderazgo supremo al interior del PPCH, estuvo de la mano de Deng Xiaoping, Jiang Zemin, Hu Jintao y actualmente de Xi Jinping. En cada una de estas etapas la RPCH, ha ido buscando no solo su transformación de una nación agrícola a una industrial y acomodada a los requerimientos de la época, de ahí que, con Den Xiaoping se intensificaron las platicas con los EEUU de la mano de Henry Kissinger, para entrar en una especie de relación cordial, con el fin de que la RPCH se convirtiera en una gran maquiladora, justo en el momento de una nueva ampliación comercial de parte de la economía estadounidense aprovechando su desarrollo tecno-científico, que ya lo ponía por delante de la Unión Soviética.

La empresa de computadoras HP, colocó sus primeras factorías en la RPCH para  eficientizar sus costos de producción por la mano de obra barata y alcanzar un mayor margen de ganancia, pero también comenzó el muy importante proceso de clonación de los productos que en las factorías chinas se producían y más aún, se llevó a cabo una amplia política de enviar a los EEUU y a Europa occidental a sus mejores talentos en todas las áreas del conocimiento para que estudiaran licenciaturas y posgrados, e incluso, en el caso de México, para recibir el debido entrenamiento y regresar a su nación y emprender el proceso de modernización y actualización del Imperio Medio.

Entre los gobierno de Deng Xiaoping y Hu Jintao, la RPCH, llevó una política de bajo perfil, que le permitió no entrar en conflicto directo con las diferencias entre EEUU y la Unión Soviética, más aún, su bajo perfil le permitió ir ampliando sus capacidades en todos los ámbitos del poder nacional, atrayendo inversión y de manera muy sutil acrecentar sus reservas de oro (105,000 millones de dólares en promedio en la actualidad), como también elaborar una intrincada estructura económica-financiera-comercial, haciendo uso de empresas bajo el control del Ejército Popular de Liberación, para incorporar sus activos fuera  de la nación (Sinopec Group, State Grid, China National Petroleum y China State Construction Engineering, entre otras).

Pero de igual manera, la tradición milenaria china tiene un activo muy interesante y es el referente al conocimiento y manejo del dinero, de lo cual en sus escritos Marco Polo, lo definió con claridad, por ello, no se debe soslayar su robusto sistema financiero por medio de los Bancos Industrial y Comercial de China, China Construction Bank, Banco de China y el Agricultural Bank of China, todos ellos con nexos con el PPCH y las fuerzas armadas, teniendo un enclave fundamental para esta actividad en las islas de Hong Kong y de Macao. Asimismo la triada china y sus negocios en el crimen organizado transnacional tiene sus sedes en estas islas chinas con estatus especial, pero también en Shanghai o incluso en Wuhan. Nada pasa sin que la red de control del todo poderoso PPCH se de cuenta, luego entonces, la RPCH no solo tiene activos y capacidades de su desarrollo propio, sino también de su muy bien organizada red de control de una sociedad que transformó su lealtad del emperador, hacia el PPCH.

Geopolíticamente, la RPCH esta en condiciones para desafiar a los EEUU en el liderazgo mundial, pero ¿el mundo abiertamente democrático y liberal está en condiciones de aceptar ese liderazgo?  Y más aún, muchos especialistas dan por perdido el liderazgo de EEUU, pero se les olvida que es una nación joven de poco más de 200 años de existencia y que en su breve periodo de vida logró imponer el american way of life como parte doctrinal de la globalización.  Es una gran trampa de Tucídides, en la que un pie en falso cualquiera caerá. Las coyunturas se siguen gestando. En este sentido, ¿México ha definido sus movimientos geoestratégicos en la lucha de los dos colosos entendiendo las coyunturas globales? Pareciera que no; pues la mejor política exterior, es la interior. Lo grave es q