México.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) advirtió desde 1992 sobre la existencia de una manto freático en el subsuelo del panteón radioactivo de Temascalapa, Estado de México, lugar que se encuentra cerca del que será el aeropuerto de Santa Lucía.

De acuerdo a un informe que el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) entregó a la Comisión de Ecología y Medio Ambiente de la LVII Legislación de la Cámara de Diputados, solicitud realizada el 17 de septiembre de 1998, en octubre siguiente, el ININ declaró lo siguiente:

“La perforación de tres pozos en el predio (de 16.4 hectáreas) permitió analizar la estratigrafía (parte de la geología que estudia la disposición y las características de las rocas sedimentarias y los estratos), litología (parte de la geología que estudia las rocas) y petrografía (parte de la geología que estudia, describe y clasifica las rocas) del lugar hasta 330 metros de profundidad, encontrándose que alrededor de los 150 metros de profundidad existe basalto con cavidades y fracturas abiertas. De la misma forma se encontró la presencia de agua subterránea a una profundidad de 300 metros, emplazada en rocas basálticas. El nivel estático del manto freático se encontró a 260 metros”.

Cabe mencionar que ayer se dio a conocer que el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) para la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el Instituto de Ingeniería de la UNAM, no mencionaba la existencia y operación del Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (Cader) en la región de influencia del acuífero Cuautitlán-Pachuca, conocido en la región como panteón radiactivo y el cual es el mismo manto al que se refiere el estudio de la CFE.

EJRM