México.-Desde hace 3 días que el desabasto de gasolina comenzó a afectar la ciudad de México, así como la periferia de esta. Lugares como Chalco, Ixtapaluca, San Martin y Valle de Chalco son los más afectados pese a contar con una gran cantidad de gasolineras en los alrededores.

Cientos de personas que viven en las unidades habitacionales de dichas zonas, tienen que salir de casa desde las 5 AM para llegar a sus lugares de trabajo, para posteriormente regresar, en muchos casos, hasta las 11 o 12 de la noche. Sin embargo, las bases de combis ya han comenzado fallar.

Largas filas para poder abordar e incremento en los costos son solo algunas de las situaciones que viven las personas que buscan llegar a sus trabajos o casas. Sin embargo, en algunas unidades habitacionales la situación es aún peor.

Con altos índices de delincuencia y ningún tipo de transporte público, en la unidad habitacional “Pueblo Nuevo Chalco” las personas que llegan en la noche e incluso madrugada, normalmente tienen que tomar taxis para llegar de la entrada del desarrollo a su casa. Pero desde ayer los taxistas ya no tenían gasolina.

En entrevista para ContrapesoCiudadano, Oscar “N”, quien es taxista de la base que se encuentra a las afueras de la unidad, mencionó que en todo el día no habían encontrado gasolina. Además, explicó que pasadas las 12 de la noche saldría en búsqueda de una para poder seguir trabajando.

Te puede interesar:  Interponen amparo colectivo por estancias infantiles en Aguascalientes

“No hay de otra, si no encontramos nos quedamos sin trabajo y ustedes sin taxi”

Cabe mencionar que en los alrededores de la unidad hay al menos 5 gasolineras. Pero ninguna de ellas en este momento tiene gasolina para abastecer a los habitantes de “Pueblo Nuevo Chalco”, “Villas de San Martin” y “Cupido” los tres más grandes desarrollos de habitaciones de la zona.

Respecto a las combis que llegan a las unidades, todas tienen como ruta la autopista México/Puebla y la avenida Zaragoza, vialidades que cuentan con más de 10 gasolineras. Sin embargo, pocas cuentan con combustible y en las que hay, también se han generado filas kilométricas, ya que en algunas incluso han negado el servicio a los automovilistas.