México. El reciente incremento de la violencia e inseguridad es preocupante, no es nada nuevo, pero alarma el repunte que este fenómeno demostró en los últimos meses en el país, afectando severamente a la población femenina en México.

Uno de los temas que preocupa, es el aumento de violaciones en niñas y mujeres que se reporta diariamente en cada entidad de la república, problema que con el nuevo gobierno y de nueva cuenta queda en un limbo, y es que aparentemente los gobernantes no saben como actuar, ni que hacer para hacer frente al problema.

De acuerdo con Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Gobernación, tan solo en los primeros ocho meses del 2019, se han registrado en las 32 entidades federales un total de 11 mil 415 carpetas de investigación por violación simple y equiparada.

Lo anterior representa un aumento del 11 por ciento del delito, en comparación a los primeros ocho meses del 2018 en el que se reportaron 10 mil 256 casos, cifra que también creció si la comparamos con datos de 2017, registrados en el SESNSP.

Los registros del Secretariado, indican que las entidades con mayor incidencia en este delito son Chihuahua, Ciudad de México, Nuevo León, Baja California y Estado de México, sin embargo, a esta lista se suma Sinaloa, la cual en los últimos meses presentó un repunte en violencia de género.

Si bien en los últimos días, Sinaloa ha sido el centro de atención dados los hechos violentos que se suscitaron en la entidad el pasado 17 de octubre, no hay que pasar por alto que dos días antes, el presidente municipal de Culiacán, Jesús EstradaFerreiro, dio de qué hablar luego de que se le cuestionara sobre el aumento de casos de violación, cuya respuesta fue yo no las violé, ni tuve la culpa de eso, ni las mandé violar.

En efecto, al mandatario morenista no se le puede culpar de haber abusado sexualmente de aquellas mujeres, pero sí se le puede señalar por su negligencia ante los casos y por la poca empatía hacia las víctimas que se registran en su gobierno.

Sí alcalde, usted no las violó, pero usted no ha hecho nada por dar seguridad bienestar a las personas bajo su poder, esto queda claro con el reciente aumento del delito que en lo que va de 2019 se reportaron 61 casos de los 174 de la entidad, además de evidenciar la poca responsabilidad que hay en su gobierno en materia de seguridad, sin mencionar el obvio machismo que deja ver su respuesta.

Aparentemente, y como el señor Estrada Ferreiro no es culpable del delito, no va a pasar nada en contra de los agresores sexuales, ya que con la respuesta del alcalde deja claro que los criminales podrán seguir libres violando e incluso asesinando a más niñas y mujeres.

Ejemplo de ello, fue lo que ocurrió Ixtepec Oaxaca, en donde una menor de edad fue abusada por un vendedor de tacos a cambio de comida. Este caso se difundió y dio a conocer en redes sociales a través de un video, del cual hasta el momento ninguna autoridad se ha pronunciado al respecto.

Sin creen que la violencia de género es una exageración, y más en este caso en el que aparentemente hay un consentimiento de ambas partes, permítanme decirles que se equivocan, pues sí hubo un abuso por parte de ese hombre de la tercera edad que se aprovechó de la necesidad de la niña para lograr satisfacerse.

La menor que aparece en el video usando uniforme escolar da a conocer otra problemática en el país, ya que la pobreza y el hambre continúan afectando a miles de mexicanos, los cuales en algunos casos como el de esta niña que se limpia la boca luego de recibir un beso a cambio de comida, deja ver cuán expuestos están los infantes del país, quienes tienen que someterse el abuso de personas sin escrúpulos, en especial las niñas de México.

¿Qué está pasando con las autoridades del país, que a pesar de tener pruebas y acusaciones deciden dar caso omiso a las denuncias de las víctimas? ¿qué esperan que hagan las mexicanas con respuestas como las del alcalde de Culiacán? ¿Es este su plan de amnistía? o cuál es la estrategia que el gobierno está “diseñando” para dar frente a una problemática que sigue sin respuesta.

Estos casos dejan en claro, que la violencia de género continúa siendo un segundo término para los gobernantes, pues a pesar de la diamantina y los destrozos que se han hecho como respuesta al hartazgo de la sociedad, la dinámica sigue siendo la misma.

Eso digo yo, ¿usted qué piensa?

MEVS
Te puede interesar:  En Oaxaca se registran más de 37 sismos en 12 horas