México. Esta mañana Rosario Robles Berlanga fue trasladada al penal de Santa Martha Acatitla, tras ser vinculada a proceso por un juez federal, acusada del delito de ejercicio indebido de servicio público, cuando estuvo al frente de las Secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), y de Desarrollo Social (Sedesol).

Relacionado: ¿Qué es el ejercicio indebido de servicio público? 

Durante la última audiencia antes de ser vinculada a proceso, Robles presentó su declaración mediante una carta en la que podía leerse «Con relación al canal de comunicación que se tenía directamente con el titular del Ejecutivo Federal, licenciado Enrique Peña Nieto, normalmente se establecía de primera mano con reuniones directas, llamadas, acuerdos; en reuniones de gabinete que se tenían con el presidente de la República, a través de la línea directa a la oficina de la Presidencia, conocida como red privada del gobierno Federal, gestionada por la Unidad de Red Privada del Gobierno Federal, dependiente de la Subsecretaría de Comunicaciones y la Secretaria de Comunicaciones y Transporte, conocida como línea roja, en las giras con el Ejecutivo«.

Esta declaración sirvió al juez Felipe de Jesús para involucrar al expresidente Enrique Peña Nieto en el caso, aseguró que ya estaba enterado de los grandes desfalcos, a pesar de que la declaración de Robles no refirió concretamente estas palabras.

Podría interesarte: «Rosario jamás implicó a EPN, fue el juez»: Julio Hernández sobre caso Robles

Cabe recordar que en 2013, cuando Robles era titular de la Sedesol, y era fuertemente criticada por los detractores de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, Peña Nieto le manifestó, «Rosario, no te preocupes, hay que aguantar porque han empezado las críticas, han empezado las descalificaciones de aquellos a quienes ocupa y preocupa la política y las elecciones, pero a nosotros, a este gobierno, tenemos un objetivo claro, una tarea comprometida con los mexicanos que es acabar con el hambre, que sigan aquellos criticando».

Pero a pesar de que ya no se trata sólo de críticas, sino de un proceso judicial iniciado hace semanas en contra de su personal de confianza, el ex presidente no se ha manifestado al respecto. Esperemos a ver si, ahora que su nombre ha salido a relucir en las indagatorias, manifiesta una postura al respecto.

VR