¿A quién le creemos; a José Antonio Meade o a Javier Jiménez Espriú?

La pregunta resulta obligada luego del intercambio epistolar que sobre la suerte del NAIM protagonizaron –en redes–, el ex candidato presidencial, José Antonio Meade y el titular de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

El primero, como saben, documentó en su cuenta de Twitter que México perdería 140 mil millones de dólares y –encima–, se quedaría sin aeropuerto.

Es decir, el costo de tirar el NAIM sería peor al del “error de diciembre” que ocasionó el costoso Fobaproa.

En respuesta, Jiménez Espriú dijo que las de Meade eran “las cuentas alegres de un hombre triste”.

En contraparte, Meade reviró y dijo que igual que millones de mexicanos no deseas mal al gobierno de López Obrador, pero que la mejor alternativa en materia de aeropuerto es el NAIM, no según él sino en opinión de los expertos mejor calificados

Por eso la pregunta: ¿A quien creerle; a Meade o a Jimenez Espriú?

¿Debemos creerle al ex candidato presidencial, quien realizó dos carreras de manera simultánea; derecho y economía?

¿Debemos creerle a Meade, que ha sido cinco veces secretario de despacho, entre ellas, secretario de Hacienda?

¿Debemos creerle a Meade, cuando su historial de servidor público confirma que nunca ha dicho una mentira pública?

¿O debemos creerle a un mentiroso consumado como Javier Jiménez Espriú; que mintió con la encuesta “pato”; que mintió con el reporte de expertos sobre la viabilidad de Santa Lucía?

¿Debemos creerle a un secretario de Comunicaciones que nada sabe sobre aeropuertos y que engañó a los empresarios al decirles que podrían invertir en Santa Lucía, cuando eso no era cierto.

¿Debemos creer en Jiménez Espriú, cuando en su respuesta a Meade no ofrece un solo argumento de peso para descaslificar al ex candidasto presidencial, cuando el propio Meade le ofrece pruebas contundentes de que el NAIM es la mejor alternativa?

Está claro que los fanáticos del presidente Obrador no creen nada y a nadie; de hecho de eso se trata el fanatismo; de una fe ciega.

Sin embargo, las evidencias de que tirar el NAIM es el mayor error del joven sexenio están a la vista de todos.

Pero acaso la mejor noticia en torno al NAIM es que está de vuelta en la política el ex candidato presidencial, José Antonio Meade.

¿Por qué es una buena noticia…?

Porque hoy, más que nunca, los contrapesos al poder presidencial, al poder de un solo hombre, son indispensables.

Porque con la defensa del NAIM, queda claro que Meade no solo se suma a los urgentes contrapesos al poder de AMLO sino que arranca su candidastura presidencial para 2024.

¿Lo dudan…?

Se los dije.