La migración es un fenómeno mundial, ese movimiento de personas y grupos sociales de su país de origen a países en tránsito o de llegada, ocurre por diversas razones: mejorar condiciones de vida, inseguridad, dificultades locales de gobernabilidad, o el simple deseo de mirar otros lugares.

Cuando los políticos desean intervenir buscan resolver las causas que provocan esta migración, no siempre se puede, por lo que el remedio es más grave que la enfermedad, por lo que simplemente dejan que pase de moda el problema.

-Publicidad-

La migración mexicana hacia Estados Unidos es alta y, muchas veces redituable para el país que los recibe y para el país que los expulsa, las remesas son la prueba fehaciente de ello.

Este aspecto de los migrantes centroamericanos tiene que ver más con la pobreza y la búsqueda de mejorar su vida y la de la familia; para ellos México es un país de paso obligado para llegar a la tierra prometida estadounidense.

Estados Unidos ha girado su política migratoria, ha buscado apoyar con dólares y contener la migración con la guardia nacional mexicana y las fuerzas armadas, a cambio de vacunas, que el gobierno solicita y la sociedad requiere.

Las vacunas, los migrantes, los votos de los electores mexicanos juegan su papel en la visión de los políticos.

Los migrantes entendieron el llamado del presidente Biden como una bienvenida, hasta que se dieron cuenta en EU, que es un problema mayor y tuvieron que cerrar la frontera, señalando cuestiones de salud.

Las múltiples dificultades que el número de migrantes pueden generar, en lo económico y social, ha llevado a replantear esta situación ya no exclusivamente como políticas de gobierno o incluso de estado, sino más bien como políticas globales o transnacionales que requieren atención diplomática de alto nivel, para analizar, diagnosticar y diseñar la política que resuelva la migración.

Como problema la migración no solo es de los países centroamericanos, también lo es de México, sus migrantes tienen razones parecidas a lo que provoca la migración centroamericana.

Es así como es un problema común, que debe tener soluciones similares.
No hagamos a los migrantes centroamericanos, desde el gobierno o la sociedad, lo que no deseemos les hagan a los migrantes mexicanos en EU.

Así estamos y así debemos avanzar en resolver este problema internacional; los migrantes, al margen de su nacionalidad, requieren atención, cuidado, respeto y apoyo.
Es relevante analizar los trabajos del recientemente fallecido Jorge Bustamante, para encontrar la ruta de solución del problema migratorio.