La geopolítica como ciencia, tiene una característica fundamental, que es el identificar con la mayor de las veracidades, los movimientos que van llevando los Estados en sus proceso de competencia diaria, el afianzamiento de sus posiciones estratégicas, cómo también, el mantenimiento de las alianzas y ante todo, clarificar como el Poder Nacional se está usando para la existencia o sobrevivencia del Estado.

El Estado cubano, tiene desde la era colonial hasta nuestros días, un especial encanto, que ha seducido a una diversidad de potencias por su condición estratégica en lo que hoy conocemos como las Antillas Mayores, pues desde qué el 27 de octubre de 1492, el navegante Cristóbal Colón, hizo el primer encuentro con la isla, en la búsqueda de una nueva ruta hacia el continente asiático, Cuba, tuvo varios procesos de exploración, comenzando con el que llevó el propio Colón y posteriormente Sebastián de Campo en 1508 alrededor de la isla y establecer un primer asentamiento al que le llamó Carenas, donde actualmente se ubica el Puerto de La Habana.

-Publicidad-

Posteriormente, en 1520, Diego Velázquez, logró la conquista de la isla frente a los indios Guanajatabayes, Siboneyes y Taínos, dominando al cacique quisqueyano Hatuey. A partir de este hecho, la isla fue parte de una serie de exploraciones entorno al Golfo de México, a la Florida, en lo que hoy es la República Dominicana, Puerto Rico y ante todo, de la Capitanía General de Cuba salió el Capitán e Hidalgo, Hernán Cortés de Monroy, para buscar las riquezas que se mencionaban, de un reino poderoso al oeste del Golfo de México: el imperio Azteca.

Cuba como Capitanía General, tuvo un rol relevante en diversas áreas del poder nacional del imperio español, pues fue su principal abastecedor de Tabaco y Azúcar, pues incluso, sus cosechas le permitían importantes exportaciones al resto de las naciones europeas entre el siglo XVI y XIX. De igual manera, toda embarcación, que se dirigiera a los Puertos en Florida, de Veracruz, Puerto Rico y Cartagena, debían de hacer un alto en La Habana para ser revisadas sus cargas e igualmente, sí el viaje era en dirección a Europa, Cuba, era punto obligado para hacer un alto, para una revisión de las autoridades y abastecerse para la larga jornada de cruzar el Océano Atlántico.

En 1848, el gobierno estadounidense de James Polk le ofreció a la corona española 100 millones de dólares por Puerto Rico y Cuba, una suma por demás significativa frente a lo que fue el pago que dio a México por la Alta California, Arizona y Nuevo México de 15 millones de dólares (menos gastos de guerra), y, así sigue la historia de Cuba, que en el porfiriato, en un café enfrente de lo que hoy es la Secretaria de Gobernación, diversos grupos independentistas de exiliados cubanos externaban su deseo que Cuba se anexara a México, no sin la debida molestia de Washington, a lo que el gobierno de Porfirio Díaz, le supo sacar provecho para definir su liderazgo regional y precisarse ante EEUU, como una nación de peso internacional.

Paso la enmienda Platt de 1901 y la llegada de la revolución en 1959, en la que México tuvo un activismo singular, pues en el puerto de Tuxpan se compró el Granma y detrás de Palacio Nacional en las armerías que existían, se abastecieron de los debidos pertrechos, además de que en un rancho de las cercanías de Texcoco, se entrenaron bajo la mirada de los servicios de espionaje de la época y que un joven agente, el Capitán Fernando Gutiérrez Barrios (ya lo había capturado e interrogado meses atrás) los tenia bajo vigilancia y de ello, surgiría una larga amistad con Fidel Castro.

La revolución triunfo y se declaró marxista y la alianza estratégica con la entonces Unión Soviética se concretó, puso en tensión al mundo en octubre de 1962, a partir de esta reconfiguración del ejercicio del poder global, Cuba, soberanamente, se entregó a los brazos de Moscú modificando la vida de millones de personas y destruyendo miles de familias.  Cuba ha sido una pieza esencial para el estudio de la Guerra Fría para también al estudio de la estrategia, pues pasó de ser la princesa encantada en el periodo colonial, al deseo profano estadounidense  para luego ser el deseo oscuro de Moscú.

Con la revolución llegaron los planes quinquenales y las malas decisiones económicas que no afloraban por ser un bastión fundamental para la Unión Soviética por su cercanía estratégica con EEUU, las bases militares y de inteligencia (como la de Lourdes), amen del abastecimiento de tabaco y azúcar y de otros recursos estratégicos para el desarrollo soviético y posteriormente de la Federación Rusa.  Durante estos 62 años del gobierno castrista, mucho se ha escrito sobre el éxito de la revolución en la ciencia, educación e igualdad social, pero se necesita tan solo un viaje, a este bello país, para recibir un golpe férreo de esa realidad, por ello, es importante sustentar este dicho con datos reales.

1.- A finales del 2021 antes que el ex presidente Donald Trump suspendiera el envío de remesas vía Western Unión, desde la Florida, New Jersey, New York, sobre todo; se tiene contabilizados al mes, alrededor de 240, 000 transferencias bancarias, lo que simbolizaba el ingreso al mercado cubano de 2 a 4 000 millones de pesos cubanos (recordar que esta moneda esta 1 a 1 con el dólar, es decir, está dolarizada), una suma enorme para una población de más o menos 12 millones de habitantes, pero dichas divisas al llegar a Cuba son controladas por el gobierno.

2.- Si bien desde la administración Kennedy existe un embargo que fue poco a poco reducido con los presidentes William Clinton y Barack Obama, esta nación caribeña tiene un importante mercado global con la mayoría de las naciones de la Unión Europea, destacándose España; en Asia sus relaciones comerciales son impecables con la República Popular de China (RP de China) y Corea del Sur, en el continente americano con Venezuela, Argentina, México y los EEUU ¡sí con los EEUU¡  Sus tres principales socios comerciales con más de un mil millones de dólares de intercambio comercial son la RP de China, Venezuela y España.

3.- En los últimos años, ha estado en un proceso constante de condonación de su deuda soberana; en el caso de México el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto le condonó su deuda en un 70%, unos 500 millones de dólares, Japón le ha perdonado más de 1000 millones de dólares, la Unión Soviética-Federación Rusa, en estas 6 décadas, le ha condonado su deuda en un 90% (tan solo en el año de 2015, le perdonó 29, 000 millones de dólares).  Con Argentina mantiene una deuda de 2 700 millones de dólares, la RP de China hasta 2016 le había perdonado el 47.2% de su deuda unos 6, 000 millones de dólares.  Pero hay un dato más, el Club de París con el que tenía una deuda de 51, 500 millones de dólares, se le han perdonado el 81.6%

4.- Sin embargo, a razón de la desaceleración económica previa a la pandemia, la Federación Rusa venía suspendiendo proyectos de inversión y para principios de este año, se suspendieron 50 proyectos en todas las áreas del poder nacional, salvo la parte militar.  Situación similar con la RP de China, que para principios de este año, suspendió en casi 75%  sus exportaciones hacia Cuba.

La crisis que se evidenció con toda su crudeza el fin de semana pasado es la acumulación de un gobierno que no tiene el feeling de Fidel Castro, como tampoco, entiende lo que es el siglo XXI, la era post-pandémica, la globalización 2.0 y la llegada con toda su fuerza de la disputa de la inteligencia artificial, Cuba sigue siendo una postal de 1960, que se está convirtiendo en una olla de presión y que sus resultados no son palpables aún, de cuándo caerá el régimen, pero que ya demuestra signos de un agotamiento funesto.

Y México, bueno, desde Palacio Nacional, la nostalgia invade, deseosos de seguir con el discurso doctrinal de la reivindicación de una revolución que ya fracaso, no por el bloqueo, fracaso, por una dinastía monolítica que renunció al mundo. Una dura lección para la izquierda doctrinal.