CDMX.- El feminicidio de Laura Cristina, la colombiana que trabajaba como escort en la Ciudad de México, reveló un probable enfrentamiento entre tratantes colombianos y venezolanos.

Estos grupos delictivos surgieron después de la detención de Ignacio «El Sony» Santoyo, responsable del portal Zona Divas.

Amigas de occisa – que es la cuarta escort sudamericana asesinada en el primer semestre del año – revelaron que hay un modelo de negocio de los tratantes que consiste en reclutar jóvenes en situaciones precarias para traerlas a México a través de Cancún. De ahí las mandan a la zona norte y al centro del país.

Las investigaciones de las autoridades han arrojado que cuando las mujeres ya están establecidas y trabajando, a veces aparece la «competencia» ofreciéndoles mejores sueldos. Eso es lo que ha provocado las disputas.

YH