Según el Diccionario de la lengua española, una de las definiciones de contrapeso es: cosa que considera y estima suficiente para equilibrar o moderar otra que prepondera y excede.

Efectivamente, todo lo que existe requiere de un contrapeso. Las especies de un ecosistema interactúan entre ellas y, mediante la depredación, la simbiosis y el parasitismo, dan balance a su entorno. Los animales, las plantas, los insectos y el clima necesitan de un equilibrio para poder seguir existiendo. Si la balanza se carga de un solo lado, todo se descompone.

-Publicidad-

Como parte de un ecosistema, los seres humanos debemos nivelar nuestra vida para poder crecer equilibradamente. Los pensamientos y acciones necesitan ser congruentes y sopesarse para no caer en excesos que perjudiquen el andar.

Tenemos la fortuna de vivir en un país en desarrollo que se encuentra experimentando un cambio importantísimo en el ámbito político, en el económico y en el social. Viviremos cosas nuevas, experiencias memorables, cambios de rutina, de vida y de sueños.

¿Necesitábamos un cambio de esta magnitud? No lo sabemos, pero estoy segura que tenemos frente a nosotros la oportunidad de convertir la incertidumbre en valentía, el miedo en fortaleza y la patria en refugio.

México necesita de nosotros, sus mexicanos, para crecer sano y fuerte. Debemos identificar en dónde urgen acciones ciudadanas para formar un país que nos dé estabilidad, seguridad y bienestar. Somos diferentes, pero es necesario unirnos por el bien común. Necesitamos unos de otros.

Podemos contrarrestar el mal humor, sonriendo un poco más; vencer la apatía, haciendo cosas que nos gusten; romper la indiferencia, poniendo atención a nuestro entorno; quitar fuerza a la ignorancia, estudiando para ser mejores.

Realicemos cosas buenas para el país y rechacemos lo equivocado. Dejemos salir la luz de nuestro interior y ayudemos al prójimo que nos necesite. Seamos humanos y caritativos con los animales, que, indefensos, nos acompañan en el camino de la vida y equilibran nuestro existir. Mostremos empatía por los desvalidos y luchemos por una vida justa y feliz.

Aunque las oportunidades del destino no sean las mismas para todos, si hacemos uso de nuestras habilidades, superaremos los malos pensamientos y el ocio.

Seamos, entonces, el contrapeso de la tristeza y de la desesperanza. Seamos lo opuesto de la mala sociedad. Alegrémonos de tener aún la oportunidad de aportar lo mejor de nosotros para formar un gran país.

La patria es nuestro hogar y el escudo nacional nuestro emblema, cuidémoslos. Sintamos orgullo de ser mexicanos. Llevemos en el corazón el águila y la serpiente.

Gracias al periodista Ricardo Alemán por la confianza de integrarme en este proyecto. Gracias a usted por leer lo que escribo.

 

Te puede interesar:  AMLO asegura que “merecen más respeto los opositores que los abyectos”, tras abucheos a Corral

María Fernanda Linares M.

@FerLinaresMex