México.- Las consultas ciudadanas en el gobierno de la llamada Cuarta Transformación se están haciendo rutinarias y es que el presidente Andrés Manuel López Obrador las utiliza para supuestamente tomar en cuenta la opinión de los mexicanos.

Aunque es bien sabido que las consultas las emplea para reafirmar su autoridad por encima de los demás como con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) y el inicio o no de la construcción del Tren Maya, así como el juicio contra expresidentes.

-Publicidad-

Ahora, recurriendo una vez más a las consultas, López Obrador propone que se le pregunte a los mexicanos si el Ejército debe regresar a los cuarteles o debe mantenerse en tareas de seguridad pública hasta 2028.

Te puede interesar: Propone AMLO hacer consulta ciudadana sobre militarización de Seguridad

La iniciativa que envió el mandatario federal para ampliar las labores de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad pública se mantiene en comisiones del Senado y se prevé que sea votada esta semana.

Ganancias de AMLO

Aunque no se dé su aval, el presidente obtendrá ganancias que se verán reflejadas una vez que se lleve a cabo la consulta, que, de acuerdo con el secretario de Gobernación, Adán Augusto, se realizará el tercer domingo del mes de enero de 2023.

Así lo aseguran expertos, quienes sostienen que los ejercicios de participación ciudadana solo sirven para dotar de legitimidad las decisiones que el presidente ya tomó o está por tomar.

El presidente gana aunque pierda. Si en la Cámara de Senadores no aprueban la iniciativa, con el sondeo gana porque deja a los legisladores como contrarios a la voluntad popular, contrarios a la decisión mayoritaria. Además, porque ya logró romper la alianza entre PRI y PAN”, sostiene el politólogo Aldo Muñoz Armenta.

“Es una estrategia política para darle forma a las decisiones o para decir estas decisiones las estoy tomando porque el pueblo me pide que las tome, aunque en realidad el número de personas que participa es irrelevante”, señala Marcela Ávila Eggleton, profesora-investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro.