México. Porfirio Muñoz Ledo, de Morena y presidente de la Cámara de Diputados, advirtió que “por influencia de Estados Unidos la política migratoria de México puede ser violatoria de los derechos humanos, pues Washington quiere meternos en una jaula”.

Señaló que en este afán, las autoridades están militarizando la oficina del comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), lo cual viola la Constitución “que yo protesté cumplir y los voy a hacer”, agregó.

Con esto, señaló que debido a los hechos, México ya es “tercer país seguro” con lo que “se implementa una política contraria a la que pregonamos”.

En una entrevista con El Universal, el también vicepresidente de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, aseguró que hay una crisis humanitaria por los flujos migratorios que ingresan al país.

Señaló que en esas circunstancias “el gobierno no puede plegarse a las pretensiones (estadounidenses) por que va en contra de sus principios” y mostró su rechazo a las pretensiones de Estados Unidos para que en México, no “entren ni salgan migrantes”.

Muñoz Ledo explicó que “se dice que no aceptamos la idea de un tercer país seguro. Jurídicamente no, pero en la práctica lo estamos haciendo, y consiste en que quien llega a un país ya no puede salir a otro. Llegan aquí y ya no pueden ir a Estados Unidos. Así que sin decirlo lo estamos implementando”.

El legislador aseveró que la política migratoria actual “es muy grave” debido a que se está “violando la Constitución, su artículo 11, y voy a insistir una y otra vez que se cambie dicha política”, y mencionó que desde Morelos (Constitución de Apatzingan), las personas en territorio nacional tienen la libertad de entrar y salir ya que ese derecho está en la convenciones internacionales.

Enfatizó en que negar esta libertad perjudica la vida de mucha gente humilde, y como se observa en las planas de los diarios, hay gente ahogándose en los ríos y no hay una consideración real de que “en verdad estamos en una crisis humanitaria”.

Posteriormente señaló que la crisis humanitaria requiere tratamiento urgente y expuso que se tiene que apoyar las acciones institucionales en la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), así como la Oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Así pues, lamentó la postura del presidente Donald Trump, que siempre expresa recomendaciones en contra de los derechos humanos y apuntó que “si quieres ser partidario de los derechos humanos, hazlo en contra de lo que diga Trump y no te equivocas; es un especialista”.

Aseveró que ante un político como Trump, “el Gobierno de México no puede plegarse a esas pretensiones, porque va en contra de sus principios; yo no sé quién es el encargado pero eso no puede ser”, por lo que negó que la actual situación migrante sea una página negra en las relaciones con Estados Unidos, es más bien “una página triste por el aspecto humanitario y lamentable por sus implicaciones políticas”.

Ante esto, sugirió que lo que se tiene que hacer es “restaurar la función de la Secretaría de Gobernación en materia de Población y Migración contenida en la fracción 12 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal”.

Finalmente, sobre el plazo de 45 días para que México alcance un control en sus fronteras ante la amenaza de aranceles explicó que se está “haciendo todos los actos que puedan ayudarle a él (Donald Trump)”.

MEVS

Te puede interesar:  Registran a Carlos Salazar para tomar la riendas del CCE