Esta tarde se dio a conocer que Enrique Graue resultó vencedor en la lucha por la rectoría de la UNAM y con ello, se mantiene la autonomía de la Máxima Casa de estudios y Morena pierde en su intento por controlar uno de los sectores más importantes del país. El de la educación… el de la UNAM y sus millones de estudiantes.

¿Por qué la UNAM fue un campo de batalla entre Morena y la oposición?

Antes que nada hay que tener como principal contexto en la pelea de Morena, AMLO y la oposición que la UNAM es la universidad más grande y codiciada del país porque tiene 41 escuelas y facultades, 14 escuelas y colegios del sistema de bachillerato que en conjunto aglutinan a más de 230 mil estudiantes.  Tiene en su poder a 47 institutos y centros de investigación prioritarios y en ella trabajan más de 37 mil personas académicas, más de 28 mil trabajadores y para este 2019 el presupuesto a la institución fue de 44 mil 942 millones de pesos.

Teniendo en mente todos los datos anteriores, otro dato para sumar es que detrás de Enrique Graue se encuentra José Narro quien fue un contendiente para la dirigencia nancional del PRI y además, fue ex rector de la UNAM antes de Narro.

La lucha ideológica que ganó la oposición

Durante la pelea por el PRI José Narro acusó en diversas ocasiones a Morena de estar impulsando a Alejandro Moreno y por ello se retiró de la pelea por ese partido para centrarse en la rectoría de la UNAM.

En paralelo, Enrique Graue estaba defendiendo la autonomía de la UNAM ya que, en la reforma educativa que propuso Andrés Manuel López Obrador, se estaba violentando esta característica de la UNAM.

Por lo anterior Graue era el candidato de Narro y la oposición para poder mantener el contrapeso a Morena y AMLO. Mientras que la candidata de Morena fue Angelica Cuellar  que poco pudo hacer ante la cercanía de José Narro con la Junta de Gobierno queien fue la que decidió al ganador de la rectoría.

Finalmente, Graue ganó y con ello también venció en la lucha ideoloica que se estaba peleando la UNAM. La gran perdedora fue Morena y AMLO quienes recibieron de Narro la misma cortesía que ellos hicieron en la elección interna del PRI.