Como no había ocurrido en el joven gobierno de López Obrador, la más reciente escaramuza diplomática entre México y Estados Unidos confirmó que el mexicano –igual que el norteamericano–, es “un presidente engañabobos”.

¿Y por qué López Obrador es “un presidente engañabobos”?

Los hechos son contundentes, más allá de la “realidad alterna” –y mentirosa–, que intenta vender Obrador a muchos mexicanos que hace casi un año votaron por él.

Y decimos que el presidente mexicano “intenta vender una realidad alterna” porque también es cierto que cada vez son más lo ciudadanos que dudan de la palabra presidencial y menos los que están dispuestos a seguir creyendo la montaña de mentiras sobre la que Obrador construye su gobierno.

¿Lo dudan?

1.- Es “un presidente engañabobos” porque durante años Obrador recorrió plazas y pueblos con furiosas arengas discursivos contra Donald Trump, al que presentaba como el principal enemigo de México.

2.- Más aún, pagó a escribanos a modo para redactar un libro –dizque de su autoría–, titulado “Oye, Trump”, en el que plantea justo lo contrario de lo que hoy negoció en lo oscurito con el mandatario norteamericano.

3.- Ya como presidente, Obrador mostró una impensable “cobardía de Estado” –ya que nunca respondió ninguna de las ofensas del norteamericano–, y, al contrario, aceptó pactos inconfesables con el gobierno de Trump, que no conocemos a ciencia cierta y que colocan a México en el peor momento de sumisión, de la historia, frente a la potencia del norte.

 4.- Es “un presidente engañabobos”, porque luego de las negociaciones entre México y Estados Unidos no existe un  comunicado conjunto firmado por los dos países, que ratifique los acuerdos y compromisos a los que llegaron los dos gobiernos.

Te puede interesar:  ¡NO ES UN GOBIERNO, ES EL INFIERNO DE AMLO!

5.- Sólo sabemos que México aceptó ser “La Guardia Fronteriza” del gobierno de Estados Unidos –el verdadero Muro de Trump–, pero en la frontera sur de México.

6.- Sabemos que “la moderna versión del Muro de Trump” lo pagará México con los 6 mil elementos de la Guardia Nacional que desplegará al Suchiate, mientras que en todo México la violencia, el crimen, el secuestro, los feminicidios y el narcotráfico se mueven a su antojo sin ninguna contención del Estado.

7.- Es decir, que en una impensable “traición a la patria”, “el presidente engañabobos” –López Obrador–, entregó al interés norteamericano la Soberanía Nacional. ¿Por qué? Porque la Guardia Nacional mexicana estará al servicio de los intereses migratorios de Estados Unidos y el costo lo pagaremos los mexicanos. ¿No que no pagaríamos el muro de Trump?

8.- López Obrador “es un presidente engañabobos” porque debimos ser enterados por el presidente Trump de que México comprará millones de toneladas de productos agrícolas a Estados Unidos. Frente a esa revelación que ocultaron los negociadores mexicanos obliga preguntar. ¿Dónde queda la promesa de López Obrador para lograr la autosuficiencia alimentaria? ¿Compraremos todo todos los alimentos de los mexicanos a los productores norteamericanos? ¿Es o no, Obrador, “un presidente engañabobos”.

9.- En el mentiroso mitin de Obrador en Tijuana, el propio presidente y la mayoría de sus lacayos vendieron a los mexicanos la mentira de que lograron detener la amenaza del gobierno de Trump de imponer aranceles a las mercancías mexicanas que cruzan la frontera norte. ¿Pues qué creen? Que fue otra mentira del presidente mexicano.

10.- En efecto, el propio Trump alardeó en su red favorita, Twitter, que nunca prometió cancelar los aranceles a productos mexicanos y advirtió que, “en su momento”, revelará “partes desconocidas del pacto” con México.

Te puede interesar:  Un método sofisticado de imposición

11.- ¿A qué acuerdos inconfesables con Trump llegó “el presidente engañabobos” mexicano? ¿No es esa una presunta “traición a la patria”? ¿No significa que AMLO entregó la soberanía al gobierno norteamericano?

13.- Otra traición a México y a los mexicanos es el acuerdo de que nuestro país invertirá 30 mil millones de dólares para crear empleos en Centroamérica. Muy bien, “todo para los hermanos centroamericanos”, pero de nuevo debemos preguntar. ¿Y los mexicanos?

¡Que se chinguen miles de médicos con salarios de hambre, miles de pacientes sin atención médica digna, sin medicinas; miles de mexicanos desempleados, miles de familias sin guarderías, miles de enfermos de sida y cáncer sin lo elemental; miles de mexicanos expuestos a la violencia y al crimen!

¡Que se chinguen los mexicanos y corramos a ayudar a los Centroamericanos, para resolver la crisis migratoria de Estados Unidos!

¿Es o no –López Obrador–, un presidente engañabobos?

Se los dije.