Ironías de la vida: en unos días, el Tirano de Macuspana rendirá su Primer Informe de Gobierno, el cual se presentará con muchas cuartillas manchadas de sangre. Las más recientes llevan escrito el nombre de una localidad: Coatzacoalcos.

-Publicidad-

En las principales áreas de la gestión pública, el gobierno de López Obrador sólo acumula fracasos, especialmente en el área de la seguridad pública y de la procuración y administración de la justicia.

López Obrador ya rompió el récord nacional de homicidios dolosos para un inicio de sexenio. En México, estamos a punto de considerar que perder la vida por “muerte violenta” será considerado morir “por causas naturales”: será “muy natural” que nos asesinen en cualquier sitio y a cualquiera hora.

Desde un principio dijimos que su consigna de “Abrazos, no balazos” conllevaría políticas públicas condenadas a un estrepitoso fracaso, tal como lo estamos constatando. No podía ser de otra forma: se trata de una soberana estupidez.

 

¿En qué cabeza sensata cabe la idea de que con becas pinches de 3,600 pesos y acceso a escuelas de pésima calidad, un miembro del crimen organizado renunciará a sus emolumentos dentro de un cártel de la droga, o de un grupo de traficantes y tratantes de personas, o de una banda de secuestradores, o de una pandilla de asaltantes de tráileres?

¡López Obrador es un pobre imbécil! Su cabeza de anciano decrépito ha perdido todo sentido de la realidad, y sus cortesanos le siguen la corriente porque nadie quiere sumarse a las crecientes filas del desempleo. Siempre será mejor soportar a un loco cobrando que no cobrando.

El pobre Presidentito de la República ni siquiera cuenta con un diagnóstico adecuado sobre la situación de violencia e inseguridad que prevalece en el país. Las pocas cuartillas que presentó Alfonso Durazo al respecto dan pena ajena.

Por ello, siguen y siguen las matanzas en todo el territorio nacional. Especial impacto nos ha causado la reciente matanza en Coatzacoalcos: 28 asesinados contados hasta hoy, en el bar “El Caballo Blanco”.

Nos queda claro que el crimen organizado se burla a sus anchas de la torpeza gubernamental: le vale madre que le hayan enviado a la Guardia Nacional a Veracruz, y se destornilla de la risa al ver cómo se pelean el gobernador, el fiscal estatal y el fiscal general…

¡Para colmo incluso sale Ricardo “La Loca” a clavarles un video para deslindarse de todas las imputaciones en su contra!

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador está perdido y navega al caos. La inseguridad y la violencia crecerán tanto en Veracruz como en el resto de la República, porque tenemos un gobierno inepto que sigue sin entender cuál es la naturaleza de la delincuencia. Tanto así que sigue haciendo sus llamados idiotas a que los delincuentes “se porten bien”.

¡Imbécil es quien le pide a un león que deje de devorar ovejas!

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine