La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada las leyes secundarias de la Reforma Educativa, en las que se encuentran plasmadas las principales demandas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Sin embargo, la aprobación de dichas leyes estuvo precedida por dos semanas de tensiones, que incluyeron bloqueos al recinto legislativo, así como un encuentro entre el presidente López Obrador y la dirigencia magisterial, donde el mandatario prometió concesiones a la CNTE.

Al respecto, el analista político Fernando Dworak consideró en entrevista para Contrapeso Ciudadano que la CNTE ha comenzado a implementar un “juego de chantaje” con el gobierno.

Cuestionado sobre la relación entre el presidente y el magisterio, el analista político explicó que López Obrador y Morena no han logrado consolidar una relación corporativista con la CNTE como en su momento hizo el PRI con los sindicatos. 

En primer lugar sí hubo una alianza porque durante la campaña muchos miembros de la CNTE –aunque no abiertamente la central en sí– prestaron apoyo, dieron maquinaria, dieron votos, pero nunca hubo un arreglo mayor. Es decir, ese acuerdo no ha ido más allá de una alianza electoral y un préstamo de apoyo. La relación no se consolidó nunca –al contrario de lo que pasaba con el PRI en su época dorada– en un pacto corporativista”, afirmó.

“La CNTE está comenzando a jugar el juego del chantaje al que nos ha acostumbrado en los últimos años: estirar la liga y comenzar a ver qué ganan”, añadió.

CNTE enseña el músculo

Dworak también recordó que la CNTE cuenta con un grupo de 40 legisladores dentro de la bancada de Morena, mismos que impulsan la agenda de la Coordinadora dentro del órgano legislativo:

“En estos momentos no sólo hubo una contrarreforma educativa como fue hace unos meses, sino que estamos viendo una contrarreforma a la contrarreforma”, explicó.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué es tan poderosa la CNTE?

“Un pacto ya acordado se está deshaciendo, no por una negociación de la oposición, sino por la presión de un grupo minoritario dentro de la bancada de Morena que tiene la capacidad, a través de la movilización, para doblar al Ejecutivo”, abundó.

Además, consideró que la el magisterio disidente “tiene un músculo que parece más fuerte que el del propio gobierno”.

Cohesión, el reto de Morena

 Al profundizar respecto a la presión que han ejercido al interior de la bancada obradorista los legisladores de Morena afiliados a la CNTE, el analista consideró que el reto del partido en el poder consiste en cohesionarse ideológica y pragmáticamente:

“Morena es un movimiento de muchas figuras y muchas causas. No hay una cohesión partidista, ni ideológica, ni programática. Y naturalmente, entre más ambiciosas puedan ser las reformas que proponga, muchos de los grupos que son clientela de Morena se pueden rebelar en contra de temas o aspectos de iniciativa que no les sean favorables, como estamos viendo”, indicó.

El Estado renuncia a educar

Cuestionado respecto a los riesgos potenciales de las concesiones que el gobierno ha realizado a la CNTE, Dworak enfatizó la importancia que conlleva la rectoría de la Educación para el Estado: 

“La educación es una facultad central de cualquier estado. Es decir, el Estado comienza a generar sus propias formas de socializar a la gente a través de modelos educativos. Durante décadas el sistema educativo fue hecho para generar adhesión al PRI en sus años dorados. Lo que ahora estamos viendo es que el estado está renunciando a educar a cambio de tener una masa relativamente estable de votos. Es un gobierno que está pensando en la supervivencia de sí mismo, y no del Estado”.

Crisis del modelo de representación sindical

Finalmente, el Maestro Dworak consideró que el empoderamiento de la CNTE podría ser síntoma de una crisis en el modelo de representación sindical monopólica.

Al abordar el papel de la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo en la nueva correlación de fuerzas magisteriales, Dworak afirmó que la maestra ya no es, como lo fue en su momento, el “fiel de la balanza” en la relación entre el Sindicato y la Coordinadora: 

“En este momento estamos viendo que el SNTE ya no es capaz de meter en cintura a la CNTE. Estamos hablando de que el modelo de sindicatos de representación sindical monopólica puede que ya no sea adecuado para generar gobernabilidad, que era para lo que existían los sindicatos antes”.

Te puede interesar:  PRD imitará a AMLO con “Éxodo por la democracia” contra Ley Bonilla