Dentro de su Plan de Negocios 2024-2026, la Comisión Federal de Electricidad creará dos fideicomisos que manejarán todos los recursos relacionados con su principal actividad, que es la generación de energía eléctrica.

El Plan contempla crear el Fideicomiso de Energías Limpias (FIEL) y Fideicomiso de Proyectos de Generación Convencional (FPGC).

-Publicidad-

Estos dos fideicomisos manejarán miles de millones de pesos relacionados con dos modalidades básicas de generación de energía eléctrica.

¿No se suponía que los fideicomisos eran figuras oscuras y que por eso había que desaparecer todo rastro de ellos en la administración pública federal?

La CFE, encabezada por Manuel Bartlett, decidió recurrir a los fideicomisos porque, efectivamente, esta figura, si se tiene mala fe, permite esconder la información contable y evadir la fiscalización.

Es cosa de recordar que esta figura fue utilizada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para manejar los recursos relacionados con el Segundo Piso del Periférico y ocultar toda la información financiera.

Los fideicomisos no son malos en sí, pues entre los que fueron eliminados el año pasado por decisión de López Obrador había varios que justificaban su existencia y que manejaban los recursos con transparencia.

El problema está en cómo se utilicen los fideicomisos. Y conociendo a Bartlett y a López Obrador, ya podemos adivinar qué uso le darán a los dos nuevos fideicomisos de la CFE.

JC